PROMESAS DE AÑO NUEVO

“Felicidad no es hacer lo que uno quiere sino querer lo que uno hace”
Jean Paul Sartre



Sí, ha llegado de nuevo ese momento en que las buenas intenciones nos inundan y cogemos fuerzas para encarar el año que viene con ilusión. ¡Perfecto, fantástico, adelante! Pero ¿cómo mantenemos el entusiasmo el resto del año? Merece la pena sentarse unos minutos a reflexionar y decidir qué es lo que más necesitamos ahora mismo en nuestra vida. Aprender inglés, adelgazar, dejar de fumar… todo eso está muy bien, pero será más difícil si en nuestro interior no estamos satisfechos con nosotros mismos. La motivación surge más fácilmente sobre unos buenos cimientos ¿qué podría hacer yo para ser más feliz?

Hace unos días apareció un artículo en un diario digital en el que algunas personas, a las que se les acababa el tiempo en este mundo, hacían recuento de lo importante, de aquello que les habría gustado que fuera mejor en su vida. Ninguno hablaba de grandes heroicidades. O mejor dicho, la heroicidad era tener una vida personal y afectiva más plena. Os invito a leer este interesante artículo y a preguntaros: ¿cuándo fue la última vez que hice algo por simple placer? ¿Cuándo fue la última vez que miré a alguien a los ojos y le dije lo que sentía? ¿Cuánto hace que me permito soñar y me dejo fantasear con la posibilidad de que se cumpla? ¿Cuánto hace que no salgo con unos buenos amigos y simplemente disfruto de su compañía? ¿Cuánto hace que dije ‘no, lo siento, pero no voy a hacerlo’ y me permití volver un poco antes a casa?
Como dijo el sabio Erasmo de Rotterdam ‘La felicidad es querer ser lo que se es’, permitiéndonos ser los protagonistas de nuestra propia vida. Cuando nos permitimos sentir sin juzgarnos y nos enfrentamos al miedo de hacer lo que se espera, la plenitud nos indica el camino por el que queremos andar.

Te animo a que hagas una lista con cinco propósitos de año nuevo que no empiecen con ‘debería…’ sino con ‘disfrutaría…’ ¡Ánimo! Y muy feliz año nuevo.