¿Dónde pongo la maternidad?

“¡Seguro que soy una mala madre! No consigo que nada me salga como tenía planificado!” y muchas otras frases más que describen a una mujer a mediados de su treintena y en una crisis personal por su maternidad ¿Por qué? En esa pregunta me gustaría centrarme. Como en tantos otros temas, las nuevas tecnologías nos han traído ventajas e inconvenientes. Una mama de hace cincuenta años tenía los consejos de su familia. Una mamá de hace veinte, como mucho, tenía unos libros de autoayuda. Las mamás actuales tienen miles de ojos y fuentes de información dónde sentirse frustradas y juzgadas. Mucha información puede ser exceso. Sobre todo para generarte expectativas.

MAMA

Hoy sólo me gustaría dar un par de temas de reflexión acerca de la maternidad. Sólo unos minutos para responder a algunas preguntas:

  • ¿Para qué quieres ser madre?
  • ¿Qué madre ejemplar tienes en tu mente? ¿Es una persona que existe?
  • ¿Qué pasa si no tienes hijos?
  • ¿A qué estás dispuesta a renunciar y a qué no quieres (ni tienes por qué)?
  • supermama3

Nos han vendido una imagen de la super mujer que nos está dañando y alejando de nuestro objetivo de igualdad y realización personal. Ser madre no es obligatorio, es una opción. Y como opción, supone satisfacciones y renuncias. Pararte a reflexionar y poner en una balanza lo que puedes obtener y lo que pierdes no es de ser mal persona. Se llama realismo. Así que tomes la decisión que tomes, me permito hacerte unas sugerencias:

  • Nadie es la mamá perfecta. Para ser tan perfecta por fuera, te dañas por dentro.
  • La gente se cuestiona pocas veces las tradiciones.’ Siempre ha sido así ‘no es motivo para continuar haciéndolo.
  • Por la misma inercia, la sociedad te presiona a ser madre. No son ellos los que lo van a asumir, no tienen ningún derecho a juzgarte por lo que decidas.
  • Los niños no son mini adultos, requieren de mucho amor y de mucha dedicación. Saber que no eres capaz de ello no es egoísmo, es responsabilidad.
  • Mamá perfecta y mamá feliz no son sinónimos, no hace falta que le des vueltas.
  • El único indicador de una buena madre es el sentido común y la madurez.

Y si necesitas otros testimonios, también hay mujeres que publican su visión de la no maternidad, simplemente permítete escuchar otra versión. Lo importante antes de tomar una decisión es tener diferentes perspectivas

madre e hijo