Oda al perro…

Senza titolo

Esta Semana Federica P. nos habla de el mejor amigo del hombre..

 

” … la vida caminando,

respirando, creciendo,

y la antigua amistad,

la dicha

de ser perro y ser hombre

convertida

en un solo animal

que camina moviendo

seis patas

y una cola

con rocío. ”

 

Pablo Neruda

Los primeros indicios históricamente documentados sobre los beneficios de la relación ser humano-animal data del final del ‘700, aunque ya desde los tiempos de los Egipcios, el perro soliera ser considerado sacro al Dios Anubis y protector de la medicina. Además, en el 1859, Florence Nightingale demostró que la compañía de pequeños animales, como los perros, podía aliviar los síntomas de pacientes crónicos.

 

No es extraño, entonces, que en Nepal exista un festival durante el cual se dedica un día entero (Kakur Tihar) a nuestros amigos perros, agradeciéndoles su amistad y lealtad.

La fama de dicho festival se ha difundido en todo el mundo y, de hecho, hoy en día el interés y el conocimiento sobre los beneficios en tema de salud física y mental del ser humano, proporcionados por los animales de compañía (nuestras queridas mascotas), están creciendo bastante; no obstante la atención positiva recibida, las Actividades (AAA), la Terapia (AAT) y la Educación (AAE) asistidas por los Animales siguen luchando para obtener un justo reconocimiento a nivel de practica terapéutica y/o lúdico-educativa complementaria.

 

Resulta fundamental, en este sentido, el aporte que la investigación científica sigue proporcionando; de hecho, ella nos ofrece descripciones rigurosas, nos demuestra la eficacia de dichas intervenciones, indagando, sobretodo, cual son las formas ideales para llevar a cabo los proyectos asistidos por los animales en ámbito sanitario con el fin de mejorar la calidad de vida de muchas categorías de personas.

La literatura científica, remarcando el hecho que en la mayoría de los casos es el perro el co-terapeuta más involucrados en los proyectos, divide las intervenciones en tres distintas categorías (AAA, AAT y AAE) y para cada una de ellas nos explica cuál son los beneficios relacionados:

 

  • AAA: reducción de la depresión, de la ansiedad y del estrés; aumento de los niveles de empatía, integración y soporte social.

 

  • AAT: aumento del bienestar psicológico y de la motivación, de la comunicación verbal y no verbal, de las habilidades motoras y del control de la postura, de la empatía, del auto-percepción y del autoestima; reducción de los niveles de tensión sanguinea y del dolor percibido, con consecuente reducción de la toma de analgésicos y de los gastos sanitarios.

 

  • AAE: fruición de soporte y motivación en el desarrollo de tareas escolares, aceptación y valorización de la diversidad como recurso y no como límite, educación al respecto y atención por los derechos de los animales.

 

Por esto, me gustaría compartir con vosotros una cita que, aunque sea del 1981, se revela más actual que nunca, y dejaros reflexionar, espero, en compañía de algún amigo perruno:

 

<< En una época de investigación científica que intenta reducir las emociones humanas a reacciones bioquímicas, es muy importante reconocer que la salud de las personas podría ser mejorada prescribiendo el contacto con otros seres vivientes, sin olvidarse nunca que hay que curar siempre que sea posible, garantiendo siempre la comodidad y el bienestar del paciente >>

M.J. McCulloch, 1981.

 

 

 

*Consejos para la lectura:

  • Katcher, A.H. & Beck, A.M. (1992). Los animals de compañia en nuestra vida. Nuevas perspectivas. Fundación Purina.
  • Ridruejo Alonso, P. (2006). Terapia asistida por animales: síntesis y sistemática. Barcelona, Fundación Affinity.
  • Ristol, F. & Doménec, E. (2012). Terapia Asistida con Animales: Técnicas y ejercicios para intervenciones asistidas con perros. CTAC Ediciones.