Abraza mientras puedan responderte

abrazo1-300x199

Estamos acostumbrados a ver abrazos de película en los que las dos almas llegan a tocarse. Será porque las dos almas, se toquen o no, siguen en esos cuerpos.

Pero, ¿qué pasa cuando dejamos un abrazo pendiente? O lo que es peor, ¿qué sucede cuando perdemos la oportunidad de hacerlo?

Hace unos días, por culpa de lo que le estamos haciendo a otros humanos de más al este, vi a un padre abrazar a sus dos hijos sin vida. Él ponía todo su empeño, como si al apretarlos contra su pecho pudiera devolverles la vida.

Pero no.

No hubo respuesta.

Me pregunto si hubiera sido peor o mejor que ese hombre no hubiera podido abrazarles de nuevo.

Abraza mientras tengas oportunidad. El amor latente tiene poco hueco en nuestro cuerpo. ¡Es muy grande! Quizá no podamos sostener tantos abrazos dentro y consigamos el efecto contrario: dejarlos pasar.

Quizá nos acostumbramos a guardar ese amor tan apretadito y calentito, que luego no quiera salir. Aún a riesgo de que no te devuelvan el abrazo, permítete expresarlo a través [también] de tu cuerpo.

Agradecimiento, perdón o simplemente cariño.

Un abrazo siempre es un abrazo.

Y nuestro cuerpo necesita sentir que puede dar y recibir amor.

Abraza mientras puedan abrazarte.

Aunque no sepas si van a responderte.