Aceptaras todo lo que te diga y todo lo que te haga

“Si me quieres aceptaras todo lo que te diga y todo lo que te haga”

El otro dia escuchaba en terapia a los familiares de una mujer de 41 años. Estos estaban preocupados por su hija y no sabían qué podían hacer.

La joven está con un hombre desde hace seis años. Es el segundo matrimonio de ella, con el primero tuvo dos hijas, ahora adolescentes.
Su actual marido desde el inicio alquiló su piso y fue a vivir al piso de ella. Desde que entró en la casa quiso “educar en la disciplina a las niñas”; con castigos, amenazas, chillidos, insultos. Diciéndoles a todos que lo hacía por el bien de ellas. La mujer como estaba encantada con él le cedió “el poder” de la crianza. Ahora, comentaba la familia que su actitud hostil también se dirigía hacia ella. Le dijo el otro día “quiero que me demuestres y amor.voy a dejar de pagar la hipoteca, y no pagaré nada más en esta casa. Si ahora me dejas me demostrarás que estabas conmigo por mi dinero” .
Uffff!!!! Vaya frase bomba, es un mensaje cargado de violencia, de acoso, de chantaje emocional, donde se quiere establecer una relación de jerarquía, de poder, es un examen con trampa (porque hagas lo que hagas sufrirás las consecuencias negativas).
Voy a escribirlo en mayúsculas EL MATRIMONIO NO NECESITA EXAMENES DE AMOR. NINGUNA RELACIÓN SANA LAS NECESITA. En el amor no es necesario el poder, ni los chantajes, tampoco ridiculizar, acosar, insultar, mucho menos la violencia ni física ni emocional.corazon roto_c

La familia me explica que este “hecho” es uno más de los que él le ha ido enviando y haciendo a ella y a las niñas durante estos años.
Este fin de semana, después del mensaje bomba, ella y las chicas deciden ir al pueblo sin él. Sus padres y hermano quisieron hacerle ver que esto no es amor, que el miedo no puede ser una emoción que pueda aparecer en una relación. Ella parecía que había “entendido” el mensaje después de muchas lagrimas, pero como suele pasar en estos casos de dependencia emocional, con parejas que a veces utilizan conductas con carga violenta (que no tiene porque ser física), en el momento que ella le hace explicito que quiere romper la relación, él vuelve a sacar su faceta encantadora (aquella de la que ella se enamoró) y vuelve a perdonarle, vuelve a darle otra oportunidad (la familia dice que han perdido la cuenta de cuantas van). Me comenta la familia como nueva anécdota que este hombre le dijo a una de las hijas de 15 años como carta para demostrar a la madre que quiere mejorar ; “siento haberme metido en medio de una de vuestras discusiones, entre tu madre y tu, pero no me arrepiento de haberte tirado el móvil por la ventana“(¿esto no es una conducta violenta con todas sus letras? Vuelvo a repetir ¡ufff, ufff, ufff!. Los padres están totalmente sorprendidos que su hija no vea esto.
Y con esto no quiero decir que no crea en el cambio. Me dedico a él. Pero para que la gente haga cosas diferentes, es necesario hacer cosas diferentes, ser conscientes que tienen un problema, solicitar ayuda y trabajar para el cambio. Yo he podido ser testigo de personas que han cambiado su forma de vida “Violenta” por otra forma de relacionarse más sana para ellos y los que le rodean.
En estos casos la familia suele sufrir mucho, se siente muy impotente, , ya que ven la situación de peligrosidad, pero no pueden hacer nada al respeto, recomienda que le sigan apoyando, ayudando. Hasta que ella no vea con sus ojos, sienta con su cuerpo, no cambie creencias con su mente , es difícil ayudarlo a él.
En terapia me he encontrado muchas personas (tanto hombres como mujeres), que quieren liberarse de estas relaciones y aprender a quererse para conseguir estar en un futuro en una relación de amor sana. No es un camino fácil, pero he tenido el honor de ver que muchos de ellos lo han conseguido..

Si quieres aprender a vivir libre de cadenas puedes contactar conmigo.