ASISTENTE SEXUAL

El asistente sexual es una persona que se ha especializado para poder acompañar, apoyar y en ocasiones ayudar en el descubrimiento o experimentación de la sexualidad, sensual y/o afectividad a otras personas con alguna dificultad o diversidad (motriz, intelectual, psíquica o sensorial) como espina bífida, esclerosis múltiple, lateral amiotrófica, tetraplejia, quemados, amputados, enanos, mayores de edad… El servicio va dirigido a hombres, mujeres o parejas.
Esta profesión hace más de treinta años que se realiza en algunos paises como Dinamarca, Holanda, Alemania….
Es un trabajo que requiere formación (cada dificultad motriz, física, psíquica o sensorial requiere de unas necesidades diferentes), entrenados en psicología y fisiología. En todos los trabajos con otras personas es necesario una sensibilidad y respeto hacia el otro (éste no es una excepción). Otra característica de este rol es que son personas que han de percibir al otro como una persona con recursos, y algunas dificultades pero no cómo víctimas, de las que hay que sentir pena o repulsión.
No están interesados sólo en proporcionar placer, sino ayudar a la persona a adquirir recursos, o lograr cambios.
Hay un límite de sesiones que puede ir entre seis a diez.
La Organización Mundial de la Salud (OMS) señala que “toda persona tiene derecho a una sexualidad libre y respetada”, pero como muchos de los “derechos que todos tenemos”,sólo se llevan a término en los papeles, y no en la realidad.
La/el asistente sexual realiza actividades como; ejercicios de conciencia corporal, acariciar, facilitar el contacto entre dos cuerpos, masajes,proponer actividades para ejercitar los cinco sentidos, ser tocado, juegos eróticos, masturbación (realizándola ella o facilitando que lo pueda realizar la propia persona), facilitar un contacto sexual o penetración a una pareja que los miembros no puedan realizarlo libremente
Puntos a reflexionar:
• La función de un asistente sexual es conseguir que la persona se haga consciente que sus deseos son LEGÍTIMOS, que son seres sexuados y se puedan hacer cargo de su propia sexualidad
• hay personas o parejas con diversidad funcional que no tienen problemas para poder acceder libremente a una sexualidad placentera, pero hay otros/as que sí que encuentran obstáculos para poder disfrutar de esta experiencia.
• en muchos casos son las propios familiares los que tienen que buscar este servicio o llevarles al lugar para poder disfrutarlo