5 actitudes a evitar en el trabajo para no sobrecargarse

 

basta

Ya estamos en plena primavera, y el cansancio acumulado en todo el invierno se nos hace más pesado.

En esta época del año ya soñamos con las vacaciones de verano, pero es fundamental tener presente que las 3 semanas que nos tomemos en Agosto no van
a reequilibrar todo el estrés y cahelpnsancio acumulado en el año.

Evitar el “burn-out” es posible, gestionando el cansancio de una manera más cercana a nuestra necesidades y aprendiendo a poner límites y decir los temidos “no”.

A continuación, os dejo 5 pequeños ejemplos de actitudes a evitar para mantener a raya estrés y cansancio en el trabajo

 

1-Quejarse continuamente. Expresar y compartir las propias emociones es fundamental, pero quejarse todo el día nos hace entrar en una espiral de pasividad e indefensión aprendida.

2-Amurallarse en el silencio. Al opuesto de la actitud anterior, esconderse detrás de una muralla de silencio y no mencionar a nadie el propio estado anímico o, peor aún, fingir tranquilidad y aplomo nos perjudican en el inmediato. Si nadie sabe que estamos saturados de trabajo, será una ocasión demás para cargarnos con tareas extras.trabajo libre

3-Intentar “ganarse” al jefe. Sueñas con ser el empleado del mes? Es posible

que el sacrificio que tengas que hacer para satisfacer este deseo (o necesidad?) no merezca la pena. Tu jefe también es un ser humano, si te expresa con autenticidad y le explicas tu necesidad de trabajar de una forma menos desafiante durante una época es posible que encuentres más apoyo de lo que esperabas. No es así para nada? Piensa en si te conviene seguir en la empresa.

4-Comer delante del ordenador

Asì como no tomarse descansos para tomar aire, no levantarse nunca de la silla más que para ir al baño, etc…

Cuando más pasivo, más cansado se encuentra el cuerpo, y con él la mente. Necesitamos movernos y tomar una pausa sustancial para recargar pilas y también facilitar la digestión, que diferentemente se puede hacer muy larga y pesada.

5-Quedarse en casa para acostarse temprano y recuperar

A veces está bien, pero sentirse obligado a no aceptar nunca las invitaciones de los amigos, no improvisar ningún plan porqué se quiere estar en casa a descansar, en realidad nos impide desconectar realmente y dar a la mente un reposo. La mayoría de los trabajos actuales ocupan mucho más el cerebro que el cuerpo, pues es el primero que necesita descansar sobretodo. No a las overdosis de sofá.

Y sobretodo, feliz fin de s
emana a todos!