¿Qué es el ciclo de la violencia contra la mujer?

 

Resultado de imagen de ciclo de violencia

 

El pasado 25 de noviembre fue el día internacional por la eliminación de la violencia contra la mujer.

La realidad es que muchas veces las relaciones abusivas duran años, las mujeres se sienten incapaces de dejar atrás la relación aun teniendo medios para hacerlo. Esto se explica en parte porque la víctima se vuelve cada vez más vulnerable, perdiendo con ello su capacidad de autodefensa.

Estas relaciones suelen comenzar con un maltrato sutil, invisible a los ojos de la mujer. En estos comienzos se puede observar un exceso de control por parte del hombre hacia su pareja, que ella puede confundir con signos de un gran amor hacia ella. Esta actitud controladora, junto con otras acciones ejercidas para humillar o menospreciar las cualidades o características de la mujer, intentando dejarla en muchas ocasiones en ridículo, va consiguiendo que ésta vaya perdiendo poco a poco su autoestima, su autonomía e incluso su capacidad o reacción o defensa ante esta situación.

Leonore E. Walker investigó, en 1979, las razones que imposibilitan a las mujeres maltratadas a pensar y crear alternativas para salir de la situación de maltrato. En esta investigación, la autora, concluyó que la violencia se producía en tres fases que se repetían de modo cíclico. Estas son:

  1. Fase de acumulación de tensión. Aumenta la tensión en la pareja, el hombre se muestra cada vez más enfadado con la mujer sin motivo aparente y se incrementa la violencia de tipo verbal. Estos ataques los suele tomar la mujer como episodios aislados que puede controlar y que acabarán por desaparecer.
  2. Fase de explosión o agresión. La situación estalla en forma de agresiones físicas, psicológicas y/o sexuales.
  3. Fase de calma, reconciliación o luna de miel. El agresor pide perdón a la mujer, le dice que está muy arrepentido y que no volverá a pasar. Utiliza estrategias de manipulación afectiva para intentar que la relación no se rompa, como dándole regalos, invitándola a cenar o a ir al cine, haciéndole promesas, mostrándose cariñoso, etc. Muchas veces la mujer cree que el agresor realmente quiere cambiar y le perdona, sin saber que esto refuerza la posición de él.

La realidad es que estos ciclos suelen conducir a un aumento de la violencia, lo que conlleva a un elevado y creciente peligro para la mujer, quien comienza a pensar que no hay salida a esta situación.

Esta sucesión de ciclos a lo largo de la vida del maltratador es lo que explica por qué muchas víctimas de malos tratos vuelven con el agresor, retirando, incluso, la denuncia que le había interpuesto.

A medida que esta dinámica avanza a lo largo de los años:

  • la violencia se va consolidando.
  • la fase de calma, reconciliación o luna de miel tiende a desaparecer.
  • la violencia se hace más frecuente y sus consecuencias más graves.

Resultado de imagen de 25 noviembre