5 claves para lucir un cuerpo de playa

la-verdadera-operación-bikini-03

Estamos a apenas unas horas de cambiar de estación del año. Y, con el inicio del verano, viene el bombardeo comercial de los medios que se encargan de ofrecernos imágenes de unos meses soleados repletos de felicidad y plenitud… Eso sí, siempre y cuando luzcas un cuerpo “danone”, perfectamente broceado, sin celulitis y “a la última” con los complementos de moda que nos acercarán a los ansiados ideales de belleza, vendidos mediante imágenes más o menos photoshopeadas de cuerpos “perfectos”.

operacion berenjenaParece que, para muchas personas que acuden a nuestras consultas, el verano es una de las épocas más estresantes para la autoestima, sobretodo para aquellos quienes se ponen como meta la vertiginosa lucha contra el reloj y la operación bikini…

¿Por qué muchas personas maltratan su cuerpo con dietas hiper estrictas y recetas milagrosas, exponiéndose peligrosamente al sol para lograr el tono dorado deseado o dejándose la piel en el gimnasio de forma insana, sin disfrutarlo, simplemente por obtener un resultado de anuncio?

La respuesta es simple: falta de autoestima, o, lo que es lo mismo, ponemos nuestro valor en la apariencia externa y en la opinión que los demás tengan de nosotros. Damos a los demás el poder de definir cuánto valemos, todo en función de lo cerca que estemos del estereotipo que nos marque la moda del momento.

Por ello he querido darte algunos consejos que puedan servirte para que puedas lucir un cuerpo ideal este verano en la playa:

  1. how to haveTen un cuerpo… y cuídalo. Mímalo, trátalo bien: nútrelo, hidrátalo, habla bien de él, no le expongas a riesgos. Sin un cuerpo, simplemente no existirías. Gracias a él puedes sentir y vivir. Ofrécele el mejor de los tratos.
  2. Ve a la playa… o a la piscina, o a la montaña…o donde te apetezca! Eso sí, siéntete cómoda donde estés y estés como estés: morena, blanquita, delgada, con curvas… no te escondas ni escondas a tu cuerpo. Lúcete como te mereces.
  3. Cuida tu estado de ánimo. Uno de los factores que más influyen en la percepción de tu propio cuerpo es el estado de ánimo. No solo es que cuando estás contenta los demás te vean más guapa, sino que tú misma te percibes mucho más atractiva: una forma de verse mejor con cero sufrimiento ¿alguien da más?
  4. Protégete ante las críticas de los demás: establece tus propias reglas. A veces nos encontramos con comentarios que pueden ofendernos: – “Uy, quizás deberías tonificar un poco más”, o “deberías tomar más el sol, estás muy blanquita!” Estas situaciones son buenas oportunidades para poner a dieta el poder que damos a las opiniones de los demás. Ponte tu mejor sonrisa y responde: Yo me gusto así 😀
  5. Ama tus imperfecciones. Aceptarse no es tarea fácil, todo comienza reconociendo que existen aspectos de nosotros que no nos gustan y, en ocasiones, eso implica elaborar el duelo de “lo que me hubiera gustado ser” y lo que en realidad soy. El trabajo personal, el autoconocimiento y tener espacios de reflexión pueden ayudar a valorar qué autoconcepto tienes de ti misma. Te recomiendo este artículo de Silvia Rodríguez que trata sobre la ardua tarea de reconciliarse con lo que uno esoperacion sonrisas

Lo cierto es que lo único que permanece es la autoestima. Y es posible que una autoestima fuerte no te quite esos kilos que te incomodan o te ponga los que necesitas, ni te haga más alt@, o más bajit@… Pero una autoestima sana hace que independientemente de lo externo, kilo arriba o abajo, con más o menos arrugas… aprendas a quererte a ti mism@ incondicionalmente, como todos mereceríamos tratarnos.