Coaching vs Control

 

Salvador Dalí -La Ventana-

¿Sientes, a veces, que no tienes el control de nada? O, por el contrario piensas que ¿estamos totalmente contralados por el tiempo, por los quehaceres y/o por los compromisos?Últimamente en todas las conversaciones con clientes en procesos de coaching, con compañeros o con amigos, el control es un tema recurrente. Tenemos la necesidad de tener todo controlado porque eso nos hace pensar y creer que todo va bien y aunque vaya mal, si lo tenemos controlado va a ir mejor. Curiosamente, por otro lado, no nos gusta que nadie nos controle. Nos confesamos independientes y a autónomos para tomar decisiones o para gestionar nuestro tiempo, nuestras relaciones, nuestros gustos, etc. Contradictoriamente cada vez tenemos más herramientas a nuestro alcance que nos sirven para “tenerlo todo controlado” y a la vez “tener controlados” a los demás.

Desde la metodología coaching, y desde la experiencia con mis clientes en sus procesos de cambio, me interesa el control desde la planificación y las alternativas. La mayoría de veces el control nos impide ver que hay alternativas y nos lleva a un rincón escondido que está en el lado opuesto de Fluir. Cuando me siento seguro conmigo, con mi entorno, con mis fortalezas y debilidades es más fácil planificar para obtener mis objetivos desde las alternativas que me ofrece esta planificación. Cuando pasa esto puedo fluir delante de mis retos, de mis quehaceres, de mi tiempo y de mis relaciones. Desde este modelo es más fácil crear relaciones resonantes que me hagan crecer y me permitan ser feliz. El modelo de control, genera relaciones basadas en el miedo y en la desconfianza y esto nos conduce a relaciones tóxicas y generadoras de angustia y malestar.

En un proceso de coaching te acompaño para planificar tus sueños, tus retos, tu cambio. Soltar el control para convertirlo en alternativas y en oportunidades que te permitan liderar tu vida.

Vienes?