Coaching y Respuesta

Museo Guggenheim Bilbao

Museo Guggenheim Bilbao

Frank Ghery es un reconocido arquitecto premiado en multitud de ocasiones por las innovadoras formas en la construcción de los edificios que diseña . Además en 1989 ganó el prestigioso Premio Pritzker y este año le han concedido el premio Príncipe de Asturias.

Hace una semana visitó Oviedo para recoger este premio y para sorpresa de todos los periodistas en la rueda de prensa previa les dedicó una peineta y después de ser preguntado por un periodista contestó: “el 98 % de los edificios que se hacen ahora en el mundo son pura mierda”

En todos los procesos de coaching siempre hay una necesidad del cliente por expresar todo aquello que siente y piensa. Obviamente todos podemos dar nuestra opinión sobre cualquier tema que conozcamos, pero hay una premisa clara: Respeto. Por ello, la gran diferencia está en cómo hago y digo las cosas.

 

Gerhy, como muchos de nosotros en ocasiones nos dejamos llevar por la reacción y no nos paramos a pensar cual es la respuesta más inteligente que podemos dar. Desde el coaching entendemos como responsabilidad, la habilidad de dar la mejor respuesta. De aquí la diferencia entre reacción y respuesta. Cuando delante de según qué situaciones reaccionamos normalmente mostramos la cara más amarga de nosotros mismos y esto a parte de las muchas consecuencias que tiene, tiene una clara que es, que no nos hace sentir bien. Tampoco debemos olvidar el impacto sobre el otro y por supuesto el ejemplo que dejamos. Volvemos otra vez a la coherencia entre lo que pienso, lo que siento y lo que hago. Siempre ha de ser de una forma alineada y fiel a mis principios y valores.

Era seguidora de Frank Gerhy pero a partir de ahora solo me centraré en su obra y no en el genio maleducado e irrespetuoso. Prefiero centrar mi atención en aquellos que por muy sabios o genios que sean son capaces de vivir con humildad y respeto su éxito. Y por supuesto creo que no es merecedor de ese ni de ningún premio más.

Un proceso de coaching te ayuda a responder en vez de reaccionar. A saber y determinar cuáles son las consecuencias de tus actos antes de hacerlos. El coaching no es solo un entrenamiento es aprender a parar, a reflexionar y a actuar en consecuencia con el resultado que quiero obtener.