Algunos consejos para comer de una manera más consciente.

 

Muchas veces las prisas, el multitasking y en general el ritmo desenfrenado que solemos llevar en nuestras vidas, hacen que no seamos consientes de lo que comemos y cómo lo comemos. Llegamos literalmente a engullir los alimentos, causando que muchas veces comamos muchos más de lo que necesitamos. A continuación, os dejo unos consejos para tomar más conciencia del proceso de comer y consecuentemente de las señales que nos indican saciedad, retomando el control sobre nuestra alimentación.

  • Procurar comer siempre en un lugar adecuado: siempre en el mismo lugar y que este sea adecuado. Si sólo se dispone de una habitación, restringir la comida a un lugar determinado de esa habitación. Se debe comer en la mesa y no tener al alcance de la mano más comida de la necesaria.
  • Concentrarse en la comida: es importante saborear la comida y ser consciente de lo que se está haciendo. Para conseguir este objetivo:
    • No hacer otra actividad mientras se come (ej. Ver la televisión).
    • Permanecer sentada. Comer mientras uno se mueve puede facilitar el descontrol.
  • Cuando se come, procurar tener al alcance sólo los alimentos que se van a consumir. Es decir, sólo los alimentos previamente planificados para la comida.
  • Practicar algunas medidas de autocontrol:
    • Dejar los cubiertos sobre la mesa entre un bocado y otro.
    • Hacer una serie de pausas durante la comida.
    • Mastica un número determinado de veces.
  • Cuando se coma acompañado, no dejarse convencer para comer más de lo que se había planificado. Muchas personas reciben presiones para que coman segundas raciones o mayores cantidades de lo que desean. Es importante resistirse a esas presiones practicando formas amables pero firmes de negarse a seguir comiendo.
  • Cuando se come fuera repasar entre un plato y otro lo que se ha comido. Al comer en restaurantes o en casa de otras personas es fácil comer de manera no consciente. Es conveniente observar cuidadosamente lo que se está haciendo. Puede ser útil no beber demasiado alcohol. Los buffets son un reto particularmente difícil, y la mejor forma de afrontarlos es ver que es lo que ofrecen y, seguidamente, planificar lo que se va comer.