“CRIADAS Y SEÑORAS”


Hoy os recomiendo la película “Criadas y señoras (The Help), 2011” basada en el best-seller de Kathryn Stockett.


Ambientada en el Mississippi de los años 60 está protagonizada por Emma Stone, que interpreta a “Skeeter” una joven aspirante a escritora.
A través de los ojos de ésta joven independiente y moderna nos adentramos en una realidad de gente blanca tradicional y con dinero que emplea a gente negra y pobre en trabajos poco cualificados.
Entre mezcla de dramatización y comedia nos muestra las diferencias sociales, los conflictos entre razas, los roles familiares, los estereotipos y el inicio de la liberación femenina.
Hasta aquí se puede interpretar como una película más que trata temas de racismo y diferencias entre clases. ¿Qué hace que sea diferente…?
Desde mi punto de vista hay numerosos momentos e imágenes que comentaría del film pero destacaría,
La fortaleza y la dignidad del personaje que interpreta Octavia Spencer, “Minny”. Representando a una mujer fuerte, divertida y atrevida que esconde una vida dura y difícil de malos tratos. Con su personaje me hizo recordar que en ocasiones, inconscientemente, usamos máscaras como mecanismos de defensa para minimizar, esconder e incluso tapar las partes más difíciles y dolorosas de nuestro ser.
Y la relación que mantiene Viola Davis, que caracteriza a “Aibileen”, con “Mae”, la niña blanca que cuida; me enamoró la complicidad y la ternura que desprenden ambas. A pesar de las dificultades y de las carencias que tiene Aibileen da un mensaje de optimismo a una niña que aparentemente lo tiene todo pero no lo necesario, como es el cariño, el amor y la atención. A menudo Aibileen le repite una frase a Mae “Tú eres guapa, tú eres buena, tú eres importante” y no dejes que nunca nadie te diga lo contrario. Me impacto por el peso enorme que tiene de positividad, y porque prima la persona por el hecho de ser, de existir y no por lo que hará o conseguirá. Reforzando de ésta forma la autoestima, la confianza y la valía de la niña y mostrando un amor incondicional hacia ésta.
El símil que encuentro de aquella época con nuestra realidad actual, es que somos nosotros mismos los que nos ponemos obstáculos y boicoteamos lo desconocido por miedo a conocerlo o por miedo al cambio.
Os invito a que os emocionéis y disfrutéis tanto como lo hice yo con ésta película.