Crisis personal u oportunidad

crisis

Los momentos de crisis no son ajenos a ninguna persona, de hecho es una palabra que podemos oír frecuentemente en nuestra vida cotidiana.

La mayoría de personas cuando leen o escuchan la palabra crisis suelen asociarla con eventos negativos y se relaciona con conceptos como desastre, problema, desgracia, etc.

Pero en sus orígenes la palabra crisis no tenía esta connotación negativa, el vocablo proviene del griego donde este término tiene el significado de separación, elección y decisión. La crisis es el momento en que la rutina deja de serlo, y necesitamos tomar una decisión, optando por un camino y renunciando a otro.

Por lo tanto, la crisis es una situación que nos avisa que ha llegado el momento de hacer un cambio en algo, es la hora de tomar una decisión.

¿Es posible aprender de las crisis?

Los efectos positivos de las crisis vitales se pueden agrupar en tres categorías:

  • Cambios en la percepción que se tiene de uno mismo: sentirse más fuerte, más reafirmado en uno mismo, con más experiencia y más capacidad para afrontar dificultades futuras.
  • Cambios en las relaciones interpersonales: algunas familias pueden unirse más después de una crisis. Por otro lado, la necesidad de compartir lo ocurrido, de discutirlo y buscarle explicación puede llevar también a algunas personas a abrirse más y a compartir sentimientos, a aceptar la ayuda de los demás o a utilizar más el apoyo social.
  • Cambios en la filosofía de la vida: se aprecia más lo que se tiene, se valoran más los detalles. Un porcentaje importante de personas tras una crisis o hecho traumático cambia su escala de valores, prioriza otros aspectos tomándose la vida de un modo más sencillo y disfrutando más de las pequeñas cosas.

Prácticamente la totalidad de las personas podrían reconocer algún efecto negativo de las crisis vitales vividas, pero algunas también son capaces de reconocer algún efecto positivo de estos eventos sobre sus vidas. Es decir, este tipo de enfoque no pretende hacer cambiar la idea del carácter desestabilizador e incluso negativo de algunas crisis, pero sí ver que es posible encontrar, además, otros elementos que no sean sólo los negativos.

“Es en la crisis que nace la inventiva, los descubrimientos y las grandes estrategias. Quien supera la crisis se supera a sí mismo sin quedar “superado”. Quien atribuye a la crisis sus fracasos y penurias violenta su propio talento y respeta más a los problemas que a las soluciones”

Albert Einstein.