¡Cuanto te quiero!

Si la experiencia de amar y ser amado es la dimensión más importante de nuestras vidas,como puede ser entonces que tengamos tantas dificultades para vivir verdaderamente en el amor?.
Hay un efecto liberador al entender como cada persona ha desarrollado su manera de amar y aún más comprender porqué muchas veces la relación no ha funcionado.
Amar es un arte que supone un aprendizaje emocional; es un lenguaje que se construye desde la confianza y la autoestima, a partir de los cuales se forman los diferentes estilos afectivos que entran en juego y se entrelazan cuando las personas tienen una relación.
Así, basándonos en:
•La AUTOESTIMA como imagen que tenemos de nosotros mismos y
•La CONFIANZA que tenemos hacia los demás y de como estas variables pueden acercarse al polo positivo o negativo, podemos construir los 4 principales patrones de comportamiento:
•SEGURO: la persona se relaciona con los demás desde la autonomía personal y a la vez estableciendo vínculos seguros.
Se entregan, respetan y no tienen miedo al compromiso.
•PREOCUPADO: aquí la persona se relaciona en dependencia, con una alta confianza en el otro y una visión negativa de la autoestima.
•TEMEROSO: en este patrón, el nivel de autoestima es muy bajo, así como la confianza en los otros por lo que tiende a evitar las relaciones.
Al igual que en los otros, el temeroso quiere amar y ser amado pero sufre sólo de pensarlo.
•HUIDIZO: aquí una alta autoestima, aunque un bajo nivel de confianza en los otros ,dibuja un perfil muy generalizado sociológicamente en estos tiempos de personalidades acostumbradas a valerse por si mismas que prefieren controlar a entregarse, rehuyendo así del compromiso emocional.
Una vez reconocido nuestro propio arquetipo afectivo es interesante también descubrir como es la operativa en las relaciones,nuestros juegos amorosos y la funciona nulidad de las relaciones que tenemos y desde ese conocimiento de uno mismo y tras la consideración de que somos seres completos que buscan la unidad no para completarse sino para fusionarse, estar preparados para elaborar relaciones sanas.
Os invito a profundizar en este apasionante tema en el libro de Xavier Guix, ¡Cuanto te quiero!.
Rosa Llano