Cuida tu cabello desde dentro

El cabello es una parte keratina2muy importante de nuestra fisionomía. Enmarca el rostro, le da vida y contribuye, en gran manera, a dar personalidad a nuestra imagen y nuestro aspecto. Es normal,por tanto, que todos queramos lucir un cabello bonito y abundante, con brillo, con cuerpo y con volumen. Es por ello que utilizamos champús, acondicionadores y mascarillas adecuados a nuestro tipo de pelo y que , en teoría, lo nutren y embellecen.

Digo en teoría, porque no es que eso no sea cierto. Estos productos, en la mayor parte de los casos, cumplen bien su función. Pero muchas veces no es suficiente.

Y es ahí dónde entra el título de este artículo : cuida tu cabello desde dentro. Son varias las causas que pueden hacer que nuestro cabello no esté sano y no tenga buen aspecto y podemos nombrar,al menos, tres de ellas:

*estrés

*vacío de qi / vacío de yin

*anemia.

De todos es conocido que en periodos de estrés, nerviosismo o ansiedad el cabello puede resultar muy mal parado, perderá brillo, estará mal nutrido y , sobre todo, caerá con una frecuencia mucho mayor de lo que es habitual. En cuanto a la segunda causa, y dentro del ámbito de la Medicina China, un periodo de vacío de qi (de energía), repercutirá también en el estado del cabello. En momentos de mucho cansancio,de fatiga, cuando nuestro sistema inmunológico esta bajo y hay un cuadro general de astenia y falta de energía, el cabello estará frágil, quebradizo y sobre todo reseco, si además de vacío de qi hay un vacío de yin, principio energético que nutre los líquidos orgánicos y proporciona la necesaria hidratación y nutrición a todos los tejidos, incluidos piel y cabello.

Y un tercer caso en el que nuestro pelo puede verse afectado, es cuando hay anemia o falta de hierro en general, ya sea el hierro circulante o sus depósitos. Esta afección es muy propia de las mujeres si se tienen reglas abundantes. Y por este u otros motivos, la anemia puede ser la causa de un cabello pobre, seco y mal nutrido.

En estos tres casos y en otros en los que intervenga una causa orgánica, además de cuidar el cabello externamente, hay que tratar desde dentro la causa que provoca su deterioro y solucionarlo.

No obstante y en general, se puede nutrir el cabello en periodos concretos como los cambios de estación con suplementos como levadura de cerveza, complejos de vitamina B o ácidos grasos.