De guiones de vida a proyectos de vida.

Eric Berne, médico psiquiatra y fundador de la psicoterapia basada en el Análisis Transaccional, fue quien acuño el termino guion de vida para referirse al modo predeterminado en torno al cual actuamos las personas. Eric Berne observó que las personas actuamos según estos guiones de vida, de manera inconsciente y según la definición de un personaje establecido en la infancia bajo la influencia de las figuras de apego. Dicho guion se va reforzando a medida que avanzamos en nuestro ciclo vital a través de las experiencias que van sucediendo.

Los guiones han sido aprendidos en algún momento del ciclo vital y, por lo tanto, también pueden ser modificados con la toma de consciencia de los elementos que los condicionan y tomando una actitud responsable ante el proceso de cambio.

Según Berne, un guion es un plan de vida que se basa en las decisiones tomadas en la infancia, con la información y recursos disponibles en ese momento y que dan lugar a la creación de una cierta posición, esperanza y curso de la vida.

En los guiones de vida destacan ciertos elementos:

  • Los mandatos: hacen referencia a las prohibiciones y están en relación directa con los deseos, temores o enojos de las figuras parentales. Los mandatos son los mensajes que llegan a la niña/o, principalmente de manera no verbal, y que son ser repetidos día tras día.
  • Las atribuciones: una atribución le dice a la niña/o lo que debe hacer o lo que debe ser. Son etiquetas que, a base de repetición, la persona puede ir interiorizando sin cuestionarlas.

A través del proceso terapéutico podemos tomar consciencia de los guiones que inconscientemente seguimos y de los roles que interpretamos en ellos, esto nos permite tener una actitud más responsable y libre ante nuestra vida y nos permite asumir el reto de escribir y vivir nuestro propio guion de vida que se acaba transformando en un proyecto de vida.

“Las personas nacen príncipes y princesas hasta que sus padres les convierten en ranas” Eric Berne