¿Dedicas demasiado tiempo al trabajo?

 

La dedicación intensa al trabajo se ha considerado durante muchos años como una conducta adecuada y socialmente valorada, que denota un sentido elevado de responsabilidad y que responde a los valores de una sociedad donde se priman el éxito y el poder. De hecho, incluso ha sido categorizada como una “adicción” positiva, es decir, como una conducta repetitiva que proporciona bienestar económico e integración social a una persona.

Lo cierto es que en algunas personas se da una implicación progresiva, excesiva y desadaptativa a la actividad laboral, con una pérdida de control respecto a los límites del trabajo y una interferencia negativa en la vida cotidiana (relaciones familiares y sociales, tiempo de ocio, estado de salud, etc.). En estos casos, la dedicación intensa al trabajo interfiere negativamente en la salud física, en la felicidad personal o en las relaciones familiares y sociales.

La necesidad irrefrenable de dedicar su vida y tiempo al trabajo de un modo central y excesivo, lleva a algunas personas a continuar con su excesiva implicación en el trabajo a pesar de sufrir estrés o diversos problemas de salud. En estas circunstancias, tal y como hemos mencionado, las consecuencias negativas son de varios tipos: relaciones familiares deterioradas, aislamiento social, pérdida del sentido del humor, desinterés por las relaciones interpersonales “no productivas”, relaciones sexuales programadas y no espontaneas, debilitamiento de la salud, alteraciones cardiovasculares relacionadas con el estrés, etc. En general, hay una calidad de vida deficitaria que puede ser inducida por el estrés, un tiempo libre demasiado reducido y un ritmo de sueño sometido a grandes variaciones o limitaciones.

A continuación vamos a enumerar algunas señales que te pueden indicar que necesitas relajar la dedicación que le estás dando al trabajo en tu vida:

  • Dificultades para relajarse después de trabajar.
  • Imposibilidad de delegar y trabajar en equipo.
  • Aumento excesivo del rendimiento laboral,con un profundo sentido del cumplimiento del deber.
  • Tus hábitos laborales exceden lo prescrito.
  • Pocas aficiones y sentimiento de culpabilidad por disfrutar del ocio .
  • Carecer de control sobre la dedicación a las obligaciones.