Desarrollar la creatividad con los 6 sombreros para pensar.

 

La palabra creatividad deriva del latín “creare”, que significa: engendrar, producir, crear, y está emparentada con “crecere”, que significa crecer. Crear es inventar posibilidades, es un ejercicio de libertad que en el reino animal sólo el cerebro humano puede desarrollar, debido a que no está exclusivamente determinado por los estímulos externos, sino también por los proyectos y metas que él mismo crea.

Me parece importante remarcar que la creatividad, no sólo se expresa en el arte o en el contexto científico y técnico, sino en todos los ámbitos de la cotidianidad humana. La creatividad está presente en nuestra forma de relacionarnos, en la manera de conocer, comportarnos, y descubrir el mundo, permitiéndonos así solucionar de manera innovadora los distintos desafíos que se nos presentan, y de esta manera permitir el desarrollo del potencial de cada individuo. De hecho, en todos los ámbitos en los que la inteligencia humana se despliega podemos encontrar el rastro de la creatividad.

¿Qué es la técnica de los 6 sombreros para pensar?

Es una técnica creada por Edwuard De Bono para facilitar la resolución o el análisis de problemas desde distintos puntos de vista o perspectivas.

¿Cómo la puedo utilizar?

De Bono propone seis colores de sombreros que representan las seis direcciones del pensamiento que debemos utilizar a la hora de enfrentarnos a un problema.

El método es sencillo, hay seis sombreros imaginarios que podemos ponernos y quitarnos para indicar el tipo de pensamiento que estamos utilizando, teniendo siempre en cuenta que la acción de ponerse y quitarse el sombrero es esencial.

Los seis estilos de pensamiento representados por cada sombrero son:

  • Sombrero Blanco: con este pensamiento debemos centrarnos en los datos disponibles. Ver la información que tenemos y aprender de ella.
  • Sombrero Rojo: con él observamos los problemas utilizando la intuición, los sentimientos y las emociones. Exponeos aquí los sentimientos sin tener que juzgarlos.
  • Sombrero Negro: haciendo uso de este sombrero pondremos en marcha el pensamiento del juicio y la cautela, poniendo de manifiesto los aspectos negativos del tema tratado.
  • Sombrero Amarillo: con este sombrero pensaremos positivamente, nos ayudará a ver por qué algo va a funcionar y por qué ofrecerá beneficios.
  • Sombrero Verde: este es el sombrero de la creatividad.
  • Sombrero Azul: es el sombrero del control y la gestión del proceso del pensamiento, con él se resume lo que se ha dicho y se llega a las conclusiones teniendo en cuenta todas las aportaciones anteriores

Aunque esta capacidad de creatividad de la cual disponemos todos no nos conduzca a la fama ni al reconocimiento, puede hacer más agradables y gratificantes nuestras experiencias cotidianas. La creatividad, desde este punto de vista, puede ser considerada como el antídoto ante el aburrimiento y la rutina en nuestra vida cotidiana.