¿Dónde hallar la felicidad?

Desde la perspectiva de la Psicología Positiva, la felicidad no es una sola cosa, sino un constructo que comprende varios elementos: el aspecto sensorial y emocional que incluye las experiencias positivas, la alegría y otras emociones placenteras; el componente cognitivo, que se refiere a cómo evaluamos nuestra vida y si estamos satisfechos con ella; y el sentido de la vida, es decir, el sentir que nuestra vida tiene un propósito.

Muy frecuentemente olvidamos que la felicidad reside en nuestra mente, en nuestro interior y empezamos a buscar compulsivamente fuentes de gratificación externa, esperando que bienes materiales, éxitos laborales, substancias u otras personas nos hagan felices.

frase-no-permitas-que-tu-felicidad-dependa-de-alguien-porque-no-siempre-esa-persona-sera-como-crees-albert-einstein-110263

¿Qué nos puede hacer felices?

Según R Delgado en su libro La felicidad, el camino hacia ese estado consiste en primer lugar en definir que nos hace feliz a cada uno, el concepto de felicidad, por lo tanto, difiere de una persona a otra, y en segundo lugar, construir un plan de acción que regularmente nos ofrezca situaciones, compañías o actividades que hemos descrito como fuente de felicidad para nosotros. Con la fuerza de la costumbre el plan se irá convirtiendo en un hábito, y conseguiremos ese bienestar sin esfuerzo, ya que formará parte de nuestra cotidianidad.

¿Qué efectos puede tener la felicidad en la salud?

Una actitud positiva a diario, sin estrés ni tristezas, parece contribuir a un mejor estado de salud entre individuos sanos. En consecuencia, la gente feliz tiene una mayor expectativa de vida.

Por el contrario, el estrés, así como la ansiedad y la depresión, se asocian con unas tasas más elevadas de enfermedad y mortalidad. Aunque no se conocen exactamente los mecanismos por los cuales la felicidad mejora la salud de la gente, se cree que estar contentos fortalece el sistema autoinmune, mejora la autoestima, reduce el estrés y elimina la sensación de dolor. Esto a su vez produce una serie de efectos positivos en la vida de las personas, entre estos hallamos más energía, más productividad, creatividad, e interacción social.

¿Dónde hallar la felicidad?

Los investigadores sobre como sentirnos mejor, indican que estos sentimientos nacen básicamente de nuestro interior. Parece ser que las personas que manifiestan sentirse satisfechas con nuestra vida, lo hacen incluso en los malos momentos, en los cuales han hallado recursos que les permiten interpretar la realidad de un modo relativo. Esta interpretación les ayuda a mantener el estado de felicidad. Por lo tanto, la felicidad no depende tanto de circunstancias externas, sino de la capacidad y habilidad que tenemos para interpretar los acontecimientos y circunstancias que nos rodean, y nuestros recursos para hacerles frente. Quizás la característica que más favorece esta interpretación positiva de la realidad es la sociabilidad, el saber compartir y disfrutar con los demás.

El siguiente cuento zen ilustra esta idea de que la felicidad depende más de aspectos internos de las personas que de las circunstancias externas:

Había una vez un ratón que se hallaba en constante estrés por miedo al gato. Un mago se apiadó de él y lo transformó en un ágil felino. Pero, entonces, el pobre animal se empezó a asustar del perro. El mago, con otro golpe de vara, lo transformó en un fuerte can. Pero, al poco tiempo, el agobiado animal empezó a temer al tigre. El mago, aunque ya un poco cansado, lo transmutó en un poderoso tigre, el rey de los felinos. Y en ese punto, a nuestro animal le entró un ataque de pánico ante la presencia del cazador. El mago dio un suspiro, harto de tanto trabajo. Cogió su varita, la alzó y dijo:

– ¡Te convierto en ratón y esta vez es para siempre!

Y añadió:

–Nada de lo que yo haga va a servir, amigo, porque primero tienes que aprender a ser feliz como un ratón.

descarga