Ejercicio de papel y lápiz: Deseos de Navidad

deseos de navidad

Estamos ya a mitad de Diciembre, la semana que viene ya es Navidad y, quién más quién menos, todos tenemos algún regalo pensado para aquél familiar o amigo especial al que queremos sorprender. Nos podemos gastar más o menos dinero, ser más o menos originales, regalar algo práctico o algo gracioso o emotivo. Podemos regalar millones de cosas diferentes.

Pero, ¿has pensado ya en qué desearías que te regalaran a ti?

Quizá estás pensando en un nuevo móvil, o un libro que tienes muchas ganas de leer. O aquellos zapatos que tanto te gustan, o un instrumento para recuperar tu pasión por la música. Si te pones a soñar mucho, quizá incluso pienses aquello de “si nos toca la lotería, que me regalen una vuelta al mundo”.

¿Cuáles son tus deseos de Navidad?

Piénsalo tranquilamente. No hace falta que contestes ahora. Si pudieras pedir algo, cualquier cosa (realista, claro), ¿qué pedirías a esa persona especial? ¿Qué le pedirías a tu pareja?

A veces nos empeñamos en pedir regalos materiales y nos olvidamos de cuáles son verdaderamente nuestros deseos y los de las personas que nos rodean. Deseos que no implican gastar dinero, que no significan una inversión económica, pero que sí pueden llegar a ser una inversión social, familiar y emotiva.

Aquí os dejo un vídeo, muy recomendable, para que entendáis a qué me refiero. ¿Alguna vez has pensado qué es lo que desean los niños realmente?

Ejercicio: ¿y ahora qué deseas?

Esta campaña publicitaria me ha parecido sublime. Una de las mejores que recuerdo. Nos impulsa a pensar en lo que realmente necesitamos, en lo que de verdad vale la pena, en nuestros deseos más básicos que, en el día a día y en nuestra sociedad de consumo, se quedan muy a menudo aletargados, dormidos, olvidados en algún sitio.

Propongo un ejercicio sencillo pero muy efectivo. Tómate tu tiempo para hacerlo. No lo hagas con prisas. Coge folios de papel, un bolígrafo bonito, que escriba bien. Y con tu mejor letra escribe una carta de deseos a esas personas con las que te gustaría pasar más tiempo.

A tus hijos, para comprometeros a pasar más tiempo dándoos abrazos y besos o jugando a vuestro juego preferido.

A tu pareja, para que te llene el cuerpo de besos y caricias más a menudo, o para que paséis más tiempo de calidad dando paseos cogidos de la mano.

A tus padres para que te abracen siempre que quieran o para que te digan de vez en cuando que están orgullosos de la persona que eres.

A tus amigos, para recordarles lo importantes que son para tí y lo que necesitas tenerlos cerca más a menudo.

A tus abuelos para pedirles que te expliquen, otra vez, esa historia que ya has oído mil veces, pero que no sabes cuánto más vas a poder escuchar de su boca.

Te animo a hacerlo. De verdad. Y entrega las cartas. No importa si no eres un escritor de nivel, de verdad. Los deseos más íntimos se escriben sin florituras, sin adornos. Piensa en lo que realmente deseas esta Navidad y anima a los demás a que también lo hagan.