El club de los adictos a las relaciones difíciles-Capítulo II- “El Don Juan”

narcisista

En artículos anteriores hablamos sobre la tendencia de algunas personas a vincularse a relaciones difíciles, en las que resulta complicado estar en un compromiso que aporte tranquilidad.

Unos de los miembros más asiduos a este club son las personas con perfil narcisista, es decir, personas enamoradas de una imagen idealizada de sí mismos, con una extremada necesidad de reconocimiento por parte de los demás. Aunque existen diferentes modalidades de Narcisismo (Villegas, M. & Mallor, P. 2012), en este artículo nos centraremos en los narcisistas de tipo “seductor“, es decir, los donjuanes, seductores, intrigantes, fascinantes, mentirosos, que se rigen por la constante búsqueda de placer.

narcisista2Es el caso de Andrés, que acudió a terapia arrastrado por su pareja, que sufría por los constantes coqueteos de él con otras chicas así como sus amenazas de ruptura. En alguna sesión Andrés había comentado que desde niño, siempre se había sentido motivado por seducir al sexo opuesto y que se ponía retos que consistían en ligar con chicas con las que era complicado tener una relación. Fue así como conoció a su pareja, Elisabeth. Ella estaba en una relación desde hacía tres años y Andrés no cesó hasta que consiguió que ella “cayera en sus brazos“, totalmente seducida por el arsenal amoroso que desplegó para enamorarla. Tras la conquista y pasado el primer año de relación, Andrés ha dejado de mostrarse tan interesado por su pareja y han roto varias veces por iniciativa de él, alegando que estaba cansado de ella. Elisabeth se resiste a dejar esa relación y refiere que no se siente capaz de estar sin él, a pesar de la constante sensación de montaña rusa emocional.

grafo_narcisistaAndrés en realidad está enamorado de su capacidad para seducir: por eso le atraen los retos con chicas con quienes resulta complicado tener una relación, bien porque tienen pareja, porque no se muestran interesadas o porque viven lejos. Es en esos momentos cuando saca lo mejor de sí mismo y, al ver su capacidad de seducción reflejada a través del espejo de la chica que se propone como objetivo, se enamora perdidamente. Sólo sabe estar en una relación mientras sienta ganas de seducir, pero en cuanto este impulso disminuye porque ya ha conseguido su objetivo, ya no sabe seguir amando.

niños narcicistasPersonas como Andrés fueron hijos que probablemente o fueron educados para complacer a los padres, hijos perfectos, creados a imagen y semajanza de sus progenitores y no a la suya propia. El mensaje que recibieron de niños fue: sé lo que yo quiero que seas y te amaré, se tú mismo y no sobrevivirás. O bien puede darse el caso diametralmente opuesto: padres sobreexigentes y fríos, que pierden fácilmente los papeles y nunca reconocen lo que el niño hace bien. Desde este planteamiento el narcisismo se construye como una coraza que pretende preservar la propia valía a través de demostrarse que sí pueden, por eso necesitan los retos para sentirse bien.

autoestima y narcisismo

La psicoterapia es una herramienta muy útil para estos perfiles, cuyo objetivo es ayudarles a trasformar el narcisismo en autoestima. Se trata de procesos muy gratificantes aunque bastante duros, ya que los narcisistas sufren mucho cuando se les desmonta su disfraz. Conectan con el vacío que arrastran desde su niñez, ese es el gran reto de sus vidas, que, una vez superado, les llevará a una vida repleta de satisfacciones.

435