El Dilema del Ciempiés.

 

El dilema del ciempiés, es un cuento corto que sirve para ejemplificar fenómeno psicológico llamado hiperreflexión, éste tiene lugar cuando una actividad, que normalmente se realiza de forma automática o inconsciente, se interrumpe porque la persona toma consciencia de ella o porque se empieza reflexionar sobre ella.

Por ejemplo, un hombre que después de perder la erección durante una relación sexual, y posteriormente ha prestado excesiva atención a su ejecución, seguramente mostrará más dificultades para llevar esta acción que previamente ocurría de manera automática y natural. Los mismo ocurre si nos mostramos excesivamente pendientes de la aparición del orgasmo, de manera paradójica esa excesiva atención en aquello que buscamos “hacer bien” puede empeorar la ejecución debido al fenómeno de la hiperreflexión. Veámoslo ejemplificado en el cuento de la hormiga y le ciempiés:

La hormiga siempre ha admirado al ciempiés. Suele esperar en las raíces de un árbol para verle pasar porque le parece increíble y majestuoso. ¿Cómo es posible que mueva sus extremidades de manera tan elegante y coordinada?. Ella solo tiene seis patas y tiene problemas. Un día, superando su timidez, le hace la siguiente pregunta…
– ¿Cómo lo haces? ¿Cómo te las ingenias para mover cien pies al mismo tiempo?.
– El ciempiés se siente halagado, y se dispone a instruir a su nueva discípula.
… Siempre empiezo con las patas delanteras. De pronto se detiene, no era así.
… Perdón, el truco esta siempre en empezar por el lado derecho (aunque, ahora que lo piensa, algunas veces empieza por la izquierda).
… ¿Sabes?, es el movimiento ondulante… o ¿no?.
La hormiga contempla como el ciempiés deja de andar, y se queda inmóvil, mientras piensa en cómo se hace aquello que siempre ha hecho sin pensar.