El invierno y el elemento Agua

Según la Medicina Tradicional China el invierno corresponde al elemento Agua, dentro de la teoría de los 5 Elementos o 5 Movimientos. Este elemento tiene como órgano principal el Riñón y como víscera asociada la Vejiga. Como es lógico, su manifestación climatológica es el frío y por eso mismo, localmente, la zona baja de la espalda (últimas vértebras dorsales a primera lumbar), sede de los riñones, hay que protegerla especialmente del frio. Sabido es que las personas que padecen dolencias crónicas relativas a los huesos (artrosis, procesos reumáticos o dolores articulares en general), se resienten más de sus dolencias en invierno y con el frío. Pues bien, según la MTC, los huesos dependen de la energía del Riñón , así como los dientes y el pelo.

En el Riñón se almacena el Jing o energía esencial , heredada de nuestros padres, de la que disponemos , en mayor o menor medida, desde nuestro nacimiento. Sea mucha o poca, el estilo de vida que llevemos y nuestros hábitos de salud , determinarán, en gran medida en qué estado llegamos a nuestra vejez, si con una salud conservada, pese al deterioro natural de nuestro organismo, o en un estado de fallo generalizado de nuestros sistemas y funciones por falta de prevención y de cuidados a lo largo de nuestra vida.
El riñón no quiere abusos de ningún tipo ni despilfarro de esa energía tan preciosa que se nos otorga al nacer. Igual que un capital económico, podemos hacerlo crecer o malgastarlo según el uso que le demos y la gestión que hagamos de él.

Y como que en Medicina China todo órgano tiene una emoción asociada, también el Riñón. En este caso es el miedo.Una energía de riñón en buen estado, presupone valentía,voluntad y resolución y por el contrario, en periodos en los que estamos cansados, débiles y por tanto con un Qi (energía) de riñon bajo, es más fácil que el miedo nos controle y que los temores, en general, aparezcan en nuestra vida.

¿Cómo podemos proteger y mantener nuestra energía del Riñón en buen estado?. Se trata básicamente de sentido común. Ahora más que nunca , es necesario mantener el equilibrio adecuado entre trabajo o actividad y descanso. Nosotros, humanos urbanitas y en general muy alejados de los ritmos naturales, no seguimos las pautas de la naturaleza. Sólo hay que observar qué hacen los animales durante esta estación, cómo se manifiestan los árboles y la vegetación en general: descansan, hivernan,.Es periodo de inactividad y reposo. En la medida de lo posible, no despilfarremos ni agotemos nuestros depósitos de combustible. Ya llegarán la primavera y el verano con su explosión de vida y si hemos escuchado las necesidades de nuestro cuerpo y pasado un buen invierno, podremos subirnos al carro de esas dos estaciones con ganas y con salud. Como siempre, la alimentación es básica. En esta época apetecen menos las ensaladas, pero al menos tomar fruta, entera o en zumo. Tomar caldos, sopas , purés de verduras
que calienten y alimenten el Yin de Riñón. Y abrigarse bien para disfrutar del frío a quien le guste y sufrirlo lo menos el que no lo tolere.

El uso que hagamos de nuestro Jing de Riñón determinará nuestra salud en general. Para la Medicina China es uno de los Tres Tesoros, así que cuidemos nuestra salud más que nunca durante el invierno.