El método socrático en psicoterapia.

 

En el artículo anterior, hablamos de cómo es la propia persona que busca el cambio quien debe emprender y guiar ese camino, el cliente como experto en sí mismo es quien lleva la batuta y marca el tempo, contenido y dirección de la terapia. A su vez, la o el terapeuta se encarga de que la terapia siga la dirección que la persona quiere emprender y evita que el equipo que forma cliente-terapeuta se desvié de los objetivos de la terapia.

Es importante en terapia no ofrecer formulas o respuestas universales, si no fomentar que cada persona encuentre sus propias respuestas y soluciones favoreciendo la introspección y el autoconocimiento.

Una de las herramientas que se pueden utilizar en terapia para ayudar a la persona a recorrer su propio camino hacia el cambio es la mayéutica socrática. El término “Mayéutica” proviene del griego maieutiké y se relaciona con la ayuda que ofrecen las comadronas a la hora de nacer. Precisamente, la madre de Sócrates era matrona, y de esta manera, él quería ofrecer a través del dialogo una ayuda similar para dar luz a ideas y conocimiento que consideraba ya estaban dentro de las personas.

Por lo tanto, el objetivo del diálogo socrático y de la psicoterapia, no es el de dar una respuesta a las preguntas de las personas, sino el de favorecer que esta persona puede ser capaz de profundizar en su propia psique y reflexión con el fin de desarrollar su propia respuesta, pudiendo ser esta conclusión admitir la ignorancia respecto a un hecho o aspecto concreto.

Resumiendo, al igual que el proceso terapéutico, el método socrático, no consiste en inculcar en la persona el conocimiento, si no que se pretende que esa persona alcance por sí misma su propio saber a través del diálogo y de preguntas que suelen empezar por: Qué, Cómo y Para qué.

 

Resultado de imagen de conocete a ti mismo mafaldaVer las imágenes de origenVer las imágenes de origen