El miedo me impide vivir

El miedo me impide vivir

“No hace falta conocer el peligro para tener miedo; de hecho, los peligros desconocidos son los que inspiran más temor.”

-Alejandro Dumas

¿Quién no tiene miedo? ¿Es necesario tener miedo para vivir? ¿Es posible deshacerse por completo del miedo? Puede que alguien lo consiga, pero es poco probable que sea así.

El miedo está introducido biológicamente en el ser humano y por lo tanto debe tener una utilidad. “Complicarme la vida, impedirme mis sueños…” hay muchas personas que pueden pensar esto, pero no es así.

El miedo nos ayuda a reconocer los peligros, nos protege de riesgos para la vida, de daños que podamos sufrir. El miedo es necesario para la prudencia de vivir. Imagina que te encontraras solo en un callejón oscuro de noche y no sintieras miedo: serías vulnerable a cualquier ataque. El miedo hace que escojas una ruta más segura, te mantiene alerta para responder o huir y así mantenerte a salvo. El miedo es un aliado, es una coraza que quiere evitarnos daños. Cuando el peligro es real…

Lo que sucede es que muchas veces tememos cosas que no son reales sino imaginadas, cosas que construimos en nuestra mente, y como dice la frase, son las que más temor nos inspiran. Aquello que más se teme es lo que se desconoce.

La lógica básica nos dirá que la mejor manera de vencer un miedo es conociendo más aquello que se teme, acercándose más, poniéndose frente a él y descubriéndolo. “¡Pero me da miedo!”

No hay receta para eliminar esa sensación que eriza el vello, acelera el corazón, encoge el estómago más que saltando hacia él. Eso es valentía: una vez se han valorado los riesgos, cerrar los ojos y saltar. Una persona valiente no es la que no tiene miedo, la que lo elimina -sería temeraria, y eso sí es peligroso- sino aquella que lo reconoce, lo respeta y vive con él sin que le impida actuar.

Cuando dejamos que el miedo nos impida vivir, se genera un círculo vicioso, el del miedo al miedo, que paraliza y nos engaña con el “si ya estoy bien así, ¿para qué voy a cambiar?”. Cuanto más nos dejamos llevar y menos afrontamos más desconfianza tenemos hacia nuestros recursos y más miedo aún tenemos la siguiente vez.

“El que teme sufrir ya sufre el temor.”

-Proverbio chino

Las decisiones siempre van aderezadas con miedo, pero lo que decidas debe ser independiente de él:

El miedo me impide vivir