EL SEXO ES BUENO SI ES ESPONTANEO

Existe un mito o leyenda que ha dificultado la sexualidad; la que desvalora el “sexo cuando se ha programado”. El único que vale es aquel que surge sin pensarlo.
Muchas veces en terapia aparece este tema. Están esperando que aparezcan las ganas de tener relaciones sexuales con la pareja para llevarlas a término. Pero el día a día está lleno de tareas para realizar.
Un día puede ser muy largo; levantarse , ducha, desayuno, llevar a los niños al colegio, trabajar, comer, trabajar, niños, casa, responder emails, cena y acostar a los niños. El rato que te queda para ti y para compartir con tu pareja es desde que acuestas a los niños y te duermes. Que muchas veces no es mucho este periodo (¿dos horas?). Es el momento para hablar tranquilamente con tu pareja del día, de cómo ha ido con los niños, el trabajo. Con suerte consigues realizar esta acción, pero tu cuerpo está en fase de desconexión (está en la cuenta atrás, 60 minutos, 59, 58, 57, ….) , y el sexo necesita un minino de energía. Y percibes que no deseas tener sexo en ese momento con tu pareja. Que tu cuerpo no se activa. Y… Te das cuenta a la una de la mañana que te has dormido en el sofá y junto a ti está tu pareja también. Os arrastráis hasta la cama, y volvéis a dormiros hasta que a las 6:30 suena el despertador.
“¡Otro día más sin tocaros ¡”
La energía que tenemos es la que tenemos. Pero se pueden ir haciendo recargas durante el día para tener la sensación que estas invirtiendo en momentos de intimidad y conexión con la pareja (de eso se trata al final, ¿no?). ¿Y por qué no? Planificar una cita con tu pareja para la noche;
esta noche …. Cuando estemos solos tengo ganas de tener una sesión de placer contigo….” Se podrían ir concretando detalles del “encuentro”; ¿quizá una cena especial?, ¿una vestimenta?, ¿unos juegos?. Cruzarse varios mensajes por washup para que la velada sea especial….
Esto va creando un ambiente de complicidad, de intimidad, de seducción durante todo el día. Si cuando están ya los niños dormidos no puedes llevar a término este plan, porque estás/está destrozado.¡ NO pasa nada!. Ha habido muchos pequeños pero a la vez potentes momentos durante el día que os han conectado.
Pocas veces el sexo es espontaneo, la mayoría de veces hemos tenido que organizar y gestionar algunas variables; voy a escribir algunas escena que se me ocurre; “buscar un hotel”;” ir con el coche hasta un lugar tranquilo y tapar los cristales con alguna manta o toalla”; “comprar un preservativo”; “depilarnos”; “ buscar un canguro que se quede con los niños”; “ambientar la habitación con velas, incienso, cava”; “dejar los juguetes a mano por si los utilizas”; “buscar una película porno que te guste”….. En todas estas escenas has necesitado un tiempo de preparación, unas veces muy breve y otras con más tiempo.
El deseo apasionado de “Aquí te pillo , aquí te mato” , si aparece en una pareja se da la mayoría de veces al principio de la relación o en encuentros espontáneos . El cuerpo está despierto y con energía aunque hayas tenido una jornada dura de trabajo. Pero éste con el tiempo va disminuyendo y es necesario invertir más tiempo en “calentamiento” para despertar al cuerpo. A veces aparece el sexo, sin tener muchas ganas físicas, el deseo va apareciendo poco a poco. La mayoría de veces después de invertir en INTIMIDAD.