Elsa & Fred


He recordado una película que vi hace mucho tiempo de Marcos Carnevale, Elsa & Fred y que hoy os quiero recomendar.

Una película positiva, dulce, emotiva, realista y fantasiosa, de la etapa más viva, más adulta de todas, la vejez.
Me emocionaron los personajes, disfruté con los diálogos y dejé atrás los prejuicios que a veces tenemos con esta edad madura y con los estilos de afrontarla.
Me enamoré de la protagonista, Elsa, tremendamente optimista, alegre, soñadora y conectada a sus emociones que la guían en su vida, y de la relación que mantiene con Fred, un hombre que siempre hace lo correcto, lo que se espera que tiene que hacer. Unos personajes que muestran a la perfección la dicotomía de vivir en el Ser o en el Hacer.
También nos muestra que la vida sexual y afectiva en la edad adulta experimenta las mismas sensaciones, ilusiones, deseos y locuras que en las primeras etapas de nuestra vida, ya que recorres las mismas emociones cuando sientes el amor, cuando sientes al otro.
Para mí, el film, reivindica y reafirma el derecho de sentir y expresar que disponemos todos, por ser legítimo.
“Nunca es tarde para vivir, nunca es tarde para soñar. Eso sí: hay que darse cuenta de que estamos vivos y de que las ideas y los sueños no envejecen con los años. La vejez es un mero hecho biológico que queda registrado en el cuerpo, no en el alma. Lo dijo Picasso y tuvo mucha razón: “Lleva tiempo llegar a ser joven.”
El cambio, la toma de conciencia, el darse cuenta, el dejarse ser y la libertad no tiene edad.
Puedo elegir y elijo, Optimismo!!
Mireya Larin
Psicóloga