Entender el presente mediante el estudio de la familia.

Durante las primeras sesiones solemos pedir a las personas que acuden a terapia que realicen un genograma, consiste en una representación gráfica dónde se recoge información de tres generaciones de su familia.

A partir de la información que se ha registrado en el gráfico se recogen las características, los recursos o habilidades, las muertes, las enfermedades, los conflictos, las coaliciones, etc. más significativas que tiene esa familia.

En el genograma buscamos pautas familiares que se han transmitido de generación en generación o se alternan de una generación a otra, y los acontecimientos vitales estresantes que pueden estar causando crisis familiares o personales.

En algunos casos, al pedir esta tarea algunas personas muestran extrañeza o incluso reticencia, ya que no ven ninguna relación entre el motivo que les ha traído a terapia y su historia y estructura familia.

arbol_genealogico_mural

¿Por qué puede ser interesante estudiar el genograma en terapia?

La familia ofrece un sentido de pertenencia entre todos aquellos que la integran, y también debería proveer de todo aquello necesario para la individuación o separación de cada miembro como persona única y diferente respecto a los demás. Por lo tanto, la familia tiene un papel fundamental en la constitución de la identidad y el desarrollo de cada individuo.

De un solo vistazo podemos identificar los roles y patrones de interacción de un determinado sistema familiar que puede incluir varias generaciones. Por lo tanto, nos da una visión general de aquellos patrones relacionales que se repiten de generación en generación, haciéndose conscientes y convirtiéndose en un primer paso para poder hacer cambios.

Por otra parte, el vínculo mantenido entre los miembros de una familia es precursor de los posteriores estilos de vínculos futuros. Por lo tanto, la presenta de un vínculo saludable y positivo en la familia promoverá la presencia de vínculos interpersonales positivos en momentos posteriores de la vida.

La realización del genograma tiene en sí misma una función terapéutica ya que puede ayudar a la persona a ver a los miembros de su familia de una manera distinta. También nos puede ayudar a darnos cuenta de cómo el lugar que se ocupa dentro de la estructura familiar puede influir en nuestro funcionamiento, pautas de relación y el tipo de familia que forme posteriormente.