Entre introvertidos y extrovertidos, hay alguien más

A todos nos encanta etiquetar con orgullo nuestra personalidad: si somos creativos o técnicos, visuales o auditivos, alegres o serios, diurnos o nocturnos… Como si de los gustos se tratara: somos de dulce o de salado, del verde o del azul … Pero en realidad, pocos de nosotros encajamos perfectamente en estas etiquetas. La verdad es que, aunque tenemos rasgos de personalidad estables, que nos definen claramente, a menudo somos variables, nos adaptamos según la situación. Esto es lo que pasa con la introversión y la extroversión. Aunque, suelen haber personas que tienden hacia un extremo u otro, somos muchos los que nos movemos en el medio, y hasta ahora no estábamos descritos. Los psicólogos se refieren a este espectro como “ambiversión”, lo que significa que expresamos cualidades y comportamientos de los introvertidos y los extrovertidos, dependiendo de la situación.

Sin duda, hay personas que se definen de lleno en introvertido o extrovertido. Pero a menudo, mientras en la adolescencia se observa claramente la tendencia, a medida que vamos aprendiendo de experiencias, algunos se acaban situando en el medio y otros ya lo están desde siempre. Más o menos el 38% de la población está en este intermedio, según el psicólogo personalidad Robert R. McCrae.

10264979_10152538468844366_1531852927719549907_nEstos, los ambivertidos, que son capaces de sacar las fortalezas de ambos tipos de personalidad – la capacidad para la soledad, el enfoque y tranquilidad para la autorreflexión de un introvertido, y la naturaleza divertida, amable y accesible de de un extrovertido – pueden tener ventaja.

En el dominio de las ventas específicamente, los ambivertits sobresalen – contrariamente al estereotipo del carismático, vendedor ultra-extrovertido. El psicólogo Adam Grant, publicó en la revista Psychological Science las investigaciones realizadas por la Universidad de Pennsylvania, donde se estudiaba el personal de una empresa que situaba en una escala del 1-7 de introversión o extroversión. Encontró que ni los fuertes introvertidos (los que calificó como 1 o 2), ni los fuertes extrovertidos (puntuaciones de 6-7) fueron los vendedores más eficaces. Eran los ambivertidos, con diferencia, los que lograban mayores resultados.

El ser una persona introvertida o extrovertida no es sólo una cuestión de cuánto amable o social eres. De acuerdo con el “modelo de excitación”, es más una cuestión de cuánto estimulado estás, sobre todo en el neocòrtex, que actúa como el centro de las funciones mentales superiores, como el razonamiento espacial, el pensamiento consciente, el lenguaje y la percepción sensorial.

Hay un nivel óptimo de excitación neocortical, explica el Prof. Little. Mientras que los extrovertidos están por debajo del nivel de excitación ideales, y por lo tanto necesitan buscar situaciones estimulantes, los introvertidos están crónicamente por encima del nivel óptimo de activación (es decir que tienen un umbral más bajo para la estimulación). Como resultado, los introvertidos tratan de reducir su nivel de excitación mediante la búsqueda de ambientes y actividades más tranquilas.

Hasta cierto punto, los introvertidos pueden comportarse como los extrovertidos, y viceversa. Pero si una persona introvertida es empujada a actuar como un extrovertido por mucho tiempo – salir y socializarse cada noche, o ponerse en demasiadas situaciones de alta estimulación – es probable que se queme.

Los ambivertidos, por definición, están en un punto medio de la excitación – ya sea porque van y vienen entre estar por encima o por debajo del nivel óptimo de activación o porque están en general en un nivel cómodo de excitación.

Con todo esto, me gustaría desmitificar la etiqueta de extroversión como si fuera el espectro de personalidad más resolutivo y eficaz. Lo que quiero defender es que todos los espectros de personalidad son positivos. Todos tienen sus ventajas y sus beneficios. Lo importante es aceptar como es cadauno y luego, si es necesario por demandas laborales o simplemente para uno mismo, saber que podemos aprender habilidades de los otros espectros para aprovechar qualquier recurso en qualquier situación y salir más ventajosos de ella.

 

Fuente: The Huffington Post