Estrés laboral y Burnout

Senza titolo

Esta semana Federica Perra nos habla de “Burnout”:

El término burnout fue utilizado por primera vez en el 1974, cuando Freudenberger lo describió en su significado clinico como una condición de esaurimento tanto físico cuanto emocional, rescontrado sobretodo en operadores de profesiones de ayuda, causado por una elevada tensión emocional crónica, determinada por el excesivo, intenso y prolongado empeño derivado por el contacto con las personas, sus problemas y sufrimientos.

En el 1976, Cristina Maslach fue la primera en describir la sindrome desde el punto de vista operativo, como componida por:

  • exaurimento emocional: perdida de energía y recursos emocional;
  • depersonalización: tendencia puesta en acto como recurso defensivo que convierte el trato hacía los utentes frío e impersonal;
  • realización personal: recurso muy reducido sobretodo en el ámbito de las relaciones interpersonales.

La sindrome del burnout (en Español: quemado) hay que considerarla como un continuum psicopatológico que se desenrolla a lo largo de una condición de estrés continuativa, de desequilibrio entre las tareas profesionales y las capacidades de llevarlas a cabo, que culmina hasta condiciones desadactivas, caraterizadas por los siguentes síntomas:

  • síntomas psiquicos: colapso de las energías mentales, de la autoestima y de la motivación;
  • síntomas fisicos: disfunciones gastrointestinales, sexuales, enfermedad de la piel, insomnio, trastornos del apetito y componentes psicosomáticas;
  • síntomas conductuales: ausentismo, retiro del entorno laboral, perdita del autocontrol, comportamientos deviantes como tabagismo, alcolismo y asunción de sustancias psicoactivas.

 

Cuáles son pero las soluciones viables?

 

A partir de estas premisas teóricas, la ciencia nos ofrece muchas pruebas a favor de los numerosos beneficios ofrecidos por algo al alcance de todos: el deporte.

El deporte, de hecho, desempeña un rol clave, constituyendose como factor protectivo por el desarrollo del sindrome del burnout o por la reducción de los síntomas. En particuar, desde el análisis del estado del arte, emerge como autores cuales Gerber et al. (2013) hayan testado los efectos, a través de un estudio piloto, de un programa de entreno de 12 semanas, suponiendo la mejoría de las condiciones de estrés laboral en 12 trabajadores que habían evidenciado altos niveles de burnout, sobretodo por esaurimento emocional y depersonalización. Al final del programa deportivo, los autores han relevado una reducción de los niveles de estrés percibido, de burnout y depresión. En línea con estas evidencias empíricas, también autores cuáles Bretland & Thorsteinsson (2015) han aportado un contributo importante demostrando que, después de 4 semanas de ejercicios de actividad física planeada, los partecipantes (36 m y 13 h) han mostrado una reducción de los niveles de estress y de esaurimento emocional.

Los autores remarcan entonces como el deporte pueda cosituir una efectiva estrategía para tratar el burnout y auspician que las aziendas y las compañías animen a sus trabajadores a practicar acitvidad física como factor protectivo por el estress trabajo-correlado y por el burnout.

 

 

Bibliografia

 

Bretland, RJ & Thorsteinsson, EB (2015). Reducing workplace burnout: the relative benefits of cardiovascular and resistance exercise. PeerJ.. 3: e891.

Gerber, M., Brand, S., Elliot, C., Holsboer-Trachsler, E., Pushe U., Beck, J. (2013). Aerobic exercise training and burnout: a pilot study with male partecipants suffering from burnout. BCM Research Notes, 6:78.

Maslach, C. (1982), Burnout – The Cost of Caring, Prentice-Hall, Englewood Cliffs.