¿Exigencia o aprendizaje?


El otro día tras una conversación sobre la exigencia femenina a la hora de elegir pareja, un amigo me envió estas imágenes…

(esperaba al hombre perfecto)
Además de quererlas compartir porque me parecen divertidas, como buena psicóloga no me he podido resistir y aprovecharlas para una reflexión. Partiendo de la premisa de que no creo que la exigencia sea una característica exclusivamente del mundo femenino me pregunto si realmente se trata de experiencia o de aprendizaje…
Se me ocurren dos posibilidades a la actitud que comenta mi amigo. La primera es que utilizamos la experiencia como defensa. “Cómo en la última relación he sufrido mucho o simplemente ha sido un desastre cierro la puerta al amor con la excusa que nadie me parece suficientemente digno de mi amor”.
Siempre y cuando no se convierta en “crónico”, encuentro muy sano, tras una ruptura pasar por un proceso de duelo. Es un periodo de tiempo dónde nos dedicamos a lamernos las heridas y revisar algunos aspectos de nosotros mismos.
La segunda, que va enlazada a la primera, es que tras vivir el duelo ( y sólo quien se ha permitido hacerlo y no ha empalmado enseguida con otra relación para tapar el dolor sabe lo doloroso que puede llegar a ser!!!) volvemos a abrir las puertas al amor con una mayor conciencia sobre nosotros mismos y sobre lo que buscamos en una relación. Esto nos ayuda a ser más prudentes, a valorar con más calma y sin prisas a quien queremos entregar algo tan precioso como nuestra capacidad de amar.
La mayoría de personas que han pasado por el duelo de una ruptura te dicen que ahora, gracias a la revisión de si mismos y de sus criterios, no volverían a elegir a aquella persona, o como dijo una paciente el otro día: “Antes el único criterio para elegir a un hombre era que me hiciese reír, después averigüé con varios que detrás de tantas bromas y chistes hay un vacío y superficialidad…Cuando me quiera reír me voy al circo”. ¡Me pareció buenísimo!
¿Qué pensáis, es exigencia o aprendizaje?
Laura Contino
Directora del Centro