Fomentar la creatividad cotidiana

En un artículo publicado anteriormente en este blog hablé de la importancia de la creatividad cotidiana, y de como ésta se puede construir a lo largo de la vida de una persona, ya que se trata de un potencial y una actitud que toda persona puede desarrollar y que permitirá afrontar las situaciones de la vida cotidiana de un modo más adaptativo.

Algunas recomendaciones que pueden ser útiles para fomentar la creatividad cotidiana son las siguientes:

  • Romper con las rutinas. Puede ser recomendable intentar romper algunas de ellas, hacer cosas que no se habían hecho antes. se podría comenzar con pequeñas cosas como por ejemplo estudiar sobre materias de las que no se haya oído hablar previamente. Hacer experimentos, por ejemplo, mientras se cocina o se realiza cualquier otra actividad.
  • Uso de analogías y metáforas. Una analogía es una comparación de dos cosas que son esencialmente diferentes, pero que a través de la analogía muestran alguna similitud. Una metáfora es una figura retórica en la cual se identifica un término real con otro figurado o imaginario como por ejemplo: Tus cabellos son de oro. La naturaleza es una buena fuente de analogías. La poesía es una buena fuente de metáforas.
  • Crear circunstancias inspiradoras. Cualquier cosa puede, potencialmente, ser utilizada como fuente de inspiración, si somos lo bastante abiertas como para ver conexiones o relaciones con nuestra propia situación. Palabras, cuadros, libros, películas, personas, etc., pueden estimular la habilidad de nuestro cerebro para producir analogías. La música y las obras de arte son habitualmente poderosas fuentes de inspiración. La inspiración se puede hallar de múltiples maneras dependiendo de las preferencias de cada persona, así por ejemplo, dando un paseo por el bosque o por la playa se puede hallar alguna analogía que facilite la solución de un problema.
  • Tener simultáneamente una mente abierta y cerrada. Una mentalidad abierta significa ser capaz de considerar nuevas ideas, de divergir, de expandir, de volar, y de tener visión de conjunto. Una mentalidad cerrada significa ser capaz de considerar una idea aislada, de converger, de enfocar, de excavar y ver los detalles. Una persona creativa es capaz de volar, de obtener una visión general y excavar para descubrir las raíces.
  • Busca información y conocimiento. Hoy en día Internet da acceso a una enorme cantidad de información y conocimiento que puede ser relevante para un problema o para el asunto tratado, pero se debe ser crítico con la calidad de la información obtenida y con la fuente de la misma. Se debe ser creativo en la búsqueda de información y conocimiento, empleando las palabras clave adecuadas.
  • Utilizar la fantasía y la visualización. Las personas creativas suelen tener buena capacidad de imaginación. Una conducta concreta que se puede llevar a cabo en este aspecto es relajarse con alguna música y dejar volar la imaginación sobre una situación o un problema.
  • Una herramienta creativa, que ha sido utilizada ampliamente y con gran éxito para generar ideas, es el brainstorming o tormenta de ideas. La tormenta de ideas es una técnica de pensamiento creativo utilizada para estimular la producción de un elevado número de ideas acerca de un problema y de sus soluciones o, en general, sobre un tema que requiere de ideas originales.

Los principios para el desarrollo de la tormenta de ideas son:

  • La crítica no está permitida.
  • La libertad de pensamiento es indispensable.
  • La cantidad es fundamental.
  • La combinación y la mejora deben ponerse en práctica.

Un análisis ulterior explota estratégicamente la validez cualitativa de lo producido con esta técnica.

Por lo tanto, la creatividad entendida como la generación de nuevas ideas enriquece la vida haciéndola más interesante, de este modo va a facilitar a las personas su adaptación activa al entorno, y por lo tanto, una mejor calidad de vida.

 

“No he fracasado. He encontrado 10 mil formas que no funcionan”. Thomas Edison

“Si buscas resultados distintos, no hagas siempre lo mismo”. Albert Einstein