¿Cómo fomentar una convivencia familiar positiva?

cogidos de lsa manos

El pasado viernes 29 de abril de 2016 colaboramos con la Fundación Catalunya la Pedrera dentro del proyecto REMS (Reforzar y Estimular la Memoria y la Salud de Personas con Demencia) en un taller para los familiares.

Con el título ¿Cómo fomentar una convivencia familiar positiva?

Convivir en una familia conlleva relacionarse constantemente. Las relaciones no siempre son fáciles y si la persona tiene deterioro cognitivo puede dificultar aun más la comunicación.

Es posible aprender habilidades de comunicación, estrategias para procurar una convivencia pacífica basada en el respeto. Entre las habilidades a practicar están la gestión de conflictos, empatía, asertividad, resolución de problemas, hablar en positivo…. y como resultado hacer que los miembros de la familia se sientan bien, tranquilos y que la relación entre ellos sea más fluida.

Estuvimos durante dos horas realizando diferentes dinámicas para que los asistentes pudieran sentir, y entender algunos de los procesos que surgen en la interacción. También practicamos algunos ejercicios para conseguir una comunicación más positiva.

Un anciano aunque tenga problemas de memoria , es ante todo una PERSONA. Si nuestra relación con ellos es pacifica, amorosa y respetuosa puede repercutir en positivo en ambos. Aunque en un periodo de tiempo breve no se acuerden de lo que se ha hablado, su estado emocional puede mantenerse durante algo más de tiempo.

Entre los temas que se trabajaron os queremos exponer unas pinceladas:

  1. MENSAJES QUE CONSTRUYEN PUENTES DE CONEXIÓN EN VEZ DE DESTRUIR:
  • DECIR LO QUE SE QUIERE EN FORMATO PETICIÓN Y NO ORDEN. “¿Puedes llegar a las 8 para ayudarme a bañar a los niños?” en vez de “quiero que no llegues tarde para escaquearte de bañar a los niños””
  • UTILIZA MENSAJES DIRECTOS : “Me gustaría que me abrazaras”
  • MEJOR HACER PREGUNTAS QUE ACUSACIONES: “¿me estás escuchando?” que “¡otra vez no me estás escuchando!“
  • UTILIZA EL VERBO ESTAR (no el SER): “te has dejado la chaqueta en la mesa. Eres un desorganizado” es mejor centrarse en la conducta que no nos gusta “Te has dejado la chaqueta en la mesa. ¿Puedes llevarla a la habitación”
  • MENSAJES EN POSITIVO: di que lo que quieres ver
    • “No me abraces tan fuerte” por “ Me gusta que me chupes más suave”
    • “No me llamas nunca” por “me pongo muy contento cuando me llamas”
    • “No me estás escuchando” por “cuando me miras a los ojos siento que me escuchas”
  • HABLA EN PRIMERA PERSONA:

Me haces sentir cabreado/a, excitada/o, feliz”…. Por “Me siento tensa/o cuando me tocas con manos frías”

“Eres un desconsiderado cuando no me llamas”… por “siento miedo cuando han pasado una hora y no sé de ti “

  1. PRACTICA DE ESCUCHA ACTIVA

No es lo mismo practicar una Escucha de Bar que una Escucha Activa. Ninguna es mala, lo que cambian son los objetivos de ambas. La primera la meta es conseguir mantener redes de conexión, exponer cada uno sus pensamientos, decisiones…. Y en diferentes momentos se irán intercambiando el papel de narrador y oyente. Cuando uno habla, al otro se le activan ideas, recuerdos, posibles consejos, soluciones… y a la mínima que pueda cortará la conversación del otro y empezará a hablar él/ella.

En la Escucha Activa el objetivo es que la persona que necesita hablar pueda exponer su narración, sin ser juzgado, sin que le den soluciones, sin que l e interrumpan….

Puede ser que el anciano/a con demencia esté “viviendo ” una situación que en ese momento no sea real (Por ejemplo que al escuchar una canción diga “me acabo de enterar que se ha muerto mi madre“, y esto pasara realmente hace años). Pero para él o ella en ese momento es SU REALIDAD. Y su emoción irá en coherencia con ella y lo que explique también.

Aspectos a tener en cuenta si queremos hacer una escucha activa:

  • Concéntrate en la persona que tienes delante y en lo que te está diciendo en ese momento. Centra tu atención en el aquí y en el ahora.
  • Lo que te está comentando es importante para él /ella, aunque tú no lo veas así. Si juzgas lo que te está diciendo (aunque sea en silencio) no le estás escuchando.
  • Intenta pensar cómo se puede sentir en ese momento. ¿Cómo te sentirías tú en esa misma situación? (Esto puede ayudarte a ponerte en su piel)
  • Concéntrate en sus sentimientos
  • La persona quiere que le escuches, y no siempre que le intentes dar ideas, o consejos desde tu punto de vista.
  • Tu función es escuchar para que él se pueda ayudar a sí mismo. La responsabilidad del problema es suya.
  • Le ayudará más si acaba encontrando la solución él mismo o si puede expresar cómo se siente o lo que le preocupa.

 

La valoración que hicieron las 20 personas fue muy positiva, argumentando que les fue muy útil para empezar a relacionarse con el familiar de una forma diferente

 

eva aguilar, taller de relaciones positivasIII eva aguilar, taller de relaciones positivasIV eva aguilar, taller de relaciones positivasV eva aguilar, taller de relaciones positivasVI

Si quieres saber más sobre el proyecto REMS, sigue el siguiente enlace