¿Hace falta tanto esfuerzo?

Es importante utilizar todos nuestros recursos para lograr los objetivos que nos planteamos. Desarrollar la capacidad de autosuperarnos y automotivarnos es fundamental para lograr nuestro propio bienestar.
¿Pero qué nos pasa cuándo insistimos una y otra vez haciendo lo mismo sin conseguir el resultado esperado? ¿Qué nos pasa cuándo seguimos repitiendo lo mismo con tal de no soltar una relación, una situación o un trabajo?
Desde mi punto de vista ya no hablamos en estos casos de perseverancia, de conseguir retos…sino de miedo. Miedo a admitir y aceptar que a pesar de nuestro esfuerzo no siempre las cosas van como hubiéramos deseado. En estos casos hay que aprender a desarrollar otras habilidades, la tolerancia a la frustración, la capacidad de soltar, la adaptación del cambio…
Es duro y dolorosos darse cuenta que por mucho tiempo hemos luchado y sufrido por colocar (de la manera que fuera) la pieza que no era en nuestro puzle vital, pero el primer paso del camino es tomar conciencia de ello y promover los cambios necesarios para facilitar el encuentro de la pieza adecuada.
Laura Contino
Directora del Centro