Ideas y creencias

En terapia solemos manejarnos con las creencias, muchas veces inconscientes por parte del cliente y de suma importancia para descubrir el timón que te arrastra a sitios que a veces no quieres ir.

En 1940 Ortega y Gasset ya nos hablaba de ellas en sus ensayos recogidos en Ideas y Creencias. Según Ortega y Gasset “las ideas se tienen; en las creencias se está”. Cuando queremos conocer a alguien procuramos ante todo averiguar cuales son sus ideas, esos pensamientos originales propios o insuflados por otros que le rondan por la cabeza.  Puede ser que esto no aporte toda la claridad que necesitamos sobre su vida y su historia. Las creencias en cambio son la base sobre la que vivimos.

Aunque Ortega y Gasset se refería también a unas creencias más básicas y mundanas como todo lo que damos por sentado, que no pensamos por obvio, por ejemplo que cuando abres la puerta de tu casa la calle está ahí fuera, ni lo has pensado, lo das por hecho. O sea todo lo que ya está interiorizado y ni nos cuestionamos.

En terapia las creencias con las que trabajamos hacen referencia a mandatos propios o ajenos que seguimos de forma inconsciente y guían muchas de nuestras decisiones, nuestra forma de mirar hacia el mundo y hacia nosotros mismos.

Al hacer un proceso terapéutico se descubren y revisan esas creencias, se hacen conscientes, se piensan, al pensarlas se generan dudas y nuevos planteamientos,  con ello se abre la posibilidad de poder llevar un@ mism@ el timón de su vida.