La función de la rabia.

 
La rabia es una emoción básica que tiene mucho valor porque nos despierta y nos suministra intensidad para actuar, se ha de respetar su energía y se debe utilizar con todo su poder, es decir, para servir a nuestras necesidades y no con el objetivo de atacar a los demás.

La rabia contra los demás tiene poco poder y consume mucha energía. Es la señal de que hemos perdido el contacto con nuestras necesidades y que nos hallamos encerrados en nuestra cabeza, ocupados en juzgar:

  • ¿Quién está equivocado? ¿Quién tiene razón?
  • ¿Qué habría debido o no hacerse?
  • ¿Quién merece ser castigado, etc.?

monstrabiacolor

¿Los demás provocan mi rabia?

La acción de alguien puede ser “un estímulo” para nuestra rabia, pero nunca es la causa. La causa se sitúa en nuestros pensamientos y en nuestra interpretación de la situación. Y según Marshall Rosenberg la raíz de nuestra rabia se sitúa en nuestras necesidades no satisfechas.

No hay duda alguna que cada persona se comporta cómo se comporta, pero la forma en que actuamos y pensamos sobre ello viene de nosotros y marca toda la diferencia.

 

535ed0e6136ebe5c7c9d78b8d7bc79ee