La importancia de vivir en el presente

Pasamos gran parte de nuestra vida en el pasado y en el futuro, perdiéndonos lo único que realmente estamos viviendo: el presente. De hecho, llenamos el presente con culpas y remordimientos provenientes del pasado, a los cuales les añadimos la incertidumbre y las preocupaciones del futuro, generando grandes sentimientos de angustia, ansiedad o insatisfacción.

A lo largo del día realizamos diferentes tareas, pero no somos plenamente conscientes de ellas, no nos percatamos de lo que estamos haciendo porque tenemos la cabeza en otra parte. De hecho, realizamos muchas de las actividades cotidianas de manera automática, sin prestarles atención, estamos demasiado ocupados recordando el pasado o muy preocupados por el futuro, de manera que el presente se nos escapa.

En mayor o menor medida, todos en algún momento nos hemos quedado atrapados en este tiempo inexistente. Por ejemplo, cuando hacemos un trayecto en coche y no hemos sido conscientes del recorrido o cuando he acabado de comer sin haber sido consciente de los sabores y texturas de los alimentos que he ingerido.

El único tiempo que podemos vivir es el presente.

La persona que vive el aquí y ahora se concentra en el presente, y en hacer algo significativo todo el tiempo. Como nuestro conflictos existen en el aquí y ahora, independientemente de cuándo fueron generados, la solución también es importante hallarla en el aquí y ahora.

Pero, ¿cómo podemos anclarnos al momento presente? Algunas pautas que provienen de la práctica de la meditación, mindfulness o atención plena son:

  • Una buena manera de anclarnos al presente, y por lo tanto ayudarnos a ser más conscientes de él, es intentar concentrarnos en nuestra respiración o en nuestras sensaciones corporales.
  • No es necesario hacer una profunda relajación, tumbados en el suelo o sentados. Se puede estar presente caminando, sincronizando cada paso con la respiración o haciendo cualquier actividad de nuestra vida cotidiana como por ejemplo comer o ducharnos.
  • Intenta disfrutarcon todos tus sentidos de una experiencia, sin valorarla o pensar sobre ella, simplemente siéntela. Puedes estar sentado en un banco y vivir ese momento de forma más consciente, participando con todos tus sentidos: lo que escuchas, lo que hueles, lo que ves, lo que tocas, etc.
  • Conecta con tu emoción presente. A veces tendrás que pasar por un periodo difícil. Puede que te toque sentir rabia o tristeza. Puede que tiendas a evitar esa emoción, negarla o incluso concentrarte constantemente en cuándo dejarás de sentirla. Déjala estar, piensa que tiene su razón de ser. Es el sentimiento que pertenece a este fragmento de tu vidaaquí y ahora.
  • Busca momentos para que lo que hagas sea no hacer nada. Es difícil encontrar momentos para no hacer nada, parece como si tuvieras que hacer constantemente algo. Hasta el ocio se llega a plantear como una sucesión de actividades encadenadas que dificultan la atención plena en el presente.
  • Mantener un estado mental presente,requiere de práctica. Entrenar la mente para vivir el presente no deja de requerir tiempo y esfuerzo.

descarga