La primera vez de una relación sexual

la mayoría de personas (chicos y chicas) se puede mostrar nerviosos. Y con una posible sensación que “tiene que hacerlo bien” como si de un examen se tratara.

En pocas ocasiones resulta un acontecimiento “maravilloso” . Hay diferentes variables que van a ayudar a que esto no suceda, por un lado que es un momento que está idealizado; falta información sexual; pocos juegos eróticos, miedo porque no guste el propio cuerpo, ansiedad de desempeño (que acaba provocando eyaculación rápida, o disfunción eréctil, poca lubricación, no orgasmos.. ), un lugar inapropiado (la escalera, el coche…) o poco tiempo.

Relaciones sexuales. Como la mayoría de aprendizajes que adquirimos (desde caminar, aprender un juego de reglas, ir en bici, aprender un deporte, conducir…) necesitan una práctica para que se convierta en una actividad dominada. Incluso es muy fácil que haya errores hasta que se acabe dominando. La sexualidad no está exenta de esta teoría. NADIE NACE DOMINANDO UNA RELACION SEXUAL.Es normal sentirse un poco torpe.

Las caricias, el contacto físico (besos, abrazos, tocarse, estimulación manual u oral), son una forma de expresión sexual sin coito que puede ayudar y facilitar relacionarse con el otro. Es una conducta placentera que ayuda a tener un repertorio de conductas sexuales e interpersonales sin riesgo de embarazo.









Reflexiones sobre la primera vez que se decide tener relaciones sexuales:

· Todavía hay un mito que la gente tiene como realidad y es; “Si digo NO me rechazará, pensará que soy una “estrecha” / “estrecho”. Me gustaría recordarte que hay una regla de este juego llamado sexo y es; “NO HAGAS NADA QUE NO QUIERAS HACER”. Si la persona sólo te va a valorar por tu capacidad sexual, no te está valorando a TI

· La Sexualidad es más allá de penetración. Nuestro cuerpo está lleno de millones de receptores sensoriales capaces de trasmitirte muchas informaciones placenteras. Utilízala , no te centres sólo en la penetración, verás que la sensación es mucho más rica
· Hay una creencia que existe sobre los preservativos:“Los preservativos lo tiene que poner los chicos”. Tú eres responsable de tu placer y de hacer lo posible para que éste se lleve a término. Si quieres disfrutar ahora y en el futuro, TÚ has de llevar un método anticonceptivo seguro (y para evitar embarazos y enfermedades de trasmisión sexual este método es el mejor). El preservativo no se puede negociar, sí en la forma y la gracia en ponerlo, como también del tipo de preservativo (que existen de muchísimos tipos en el mercado)