La respuesta depende de la pregunta

Esto es un aspecto que se tiene mucho en cuenta en la terapia, puesto que según como plantees la pregunta, la narrativa de la persona puede ir hacia un lado o hacia otro. La respuesta está condicionada por cómo se plantea la pregunta.

No es lo mismo preguntar: “¿Tomas drogas?” que “¿qué drogas tomas? O “¿como te sientan las drogas que tomas?”.

“¿te masturbas?” que preguntar “¿Cuando te masturbes consigues llegar al orgasmo?”
En las primeras opciones la persona puede sentirse enjuiciada y la respuesta puede no ser cierta por miedo a nuestra valoración. En cambio en las segundas opciones, se da por normal que lo haga y que lo tienes normalizado.

Hay varias técnicas muy interesantes basadas en la terapia Breve centrada en soluciones. Donde esta idea es clave . Voy a poner varios ejemplos que he utilizado a terapia:
• A principio de la terapia se le puede plantear esto: “Te haré una pregunta un poco extraña. Imagina que te vas a dormir y mientras duermes, por arte de magia, no como la vida real que supone un trabajo, sino de golpe, de manera milagrosa desaparece tu problema. Cómo que esto sucede mientras dormías no te has podido dar cuenta. Cuando despiertes, como te darías cuenta? Qué cosas verías diferente? “

Con esta intervención la persona está obligada a centrarse en todo lo que cambiaría en positivo, qué recursos tendría, qué conductas diferentes haría, qué estado ideal tendría.
Es un tipo de narración muy diferente que si le planteas “¿Qué problema tienes?”

• Una técnica que se llama ESCALAMIENTO también tiene esta filosofía. En la cual se le dibuja a la persona una línea continua donde va del número 1 al 10. Dónde 1 es el peor momento en el que ha estado y 10 es la puntuación de cómo querría estar (ideal). Se le dice que ahora se ubique en una puntuación. Imagina que dice 3. Aquí es donde se da mucha importancia a la pregunta. La que le pregunto es “¿Que ha pasado porque me digas un 3 y no un 2?” La narrativa volverá a centrarse en recursos adquiridos, en aspectos que considera que han mejorado o que él/a hace mejor. Explicación que sería totalmente inversa si la cuestión fuera: “¿Por qué has dicho un 3?”

 

Sólo estás haciendo una pregunta pero , en ella hay una estrategia dirigida hacia el cambio.

Cuando realices una pregunta , piensa hacia donde quieres que vaya dirigida la fuerza, la atención: hacia la construcción, los recursos, las habilidades, lo adquirido o hacia la destrucción, la queja, las dificultades, las debilidades…

 

 

Eva Aguilar

psicòloga sanitaria y psicoterapeuta