La risa: fuente de salud y bienestar

La risa: fuente de salud y bienestarLa risa es una sonrisa amplificada, a todo volumen. Es una respuesta innata y propia del ser humano, que no depende del aprendizaje: los bebés, incluso aquellos bebés con invidencia, sonríen al nacer como forma de expresar el placer y bienestar.

La risa: fuente de salud y bienestarLos estudios sobre la risa sugieren que los niños expresan muchas veces más esta emoción que los adultos; a medida que vamos creciendo, vamos perdiendo esa frescura y espontaneidad, y poco a poco se nos olvida reír con la misma frecuencia que en nuestra infancia. Es por esto que la risa se encuentra relacionada con nuestras experiencias, por lo que a medida que nos vamos haciendo adultos, las normas, las creencias, las obligaciones y las preocupaciones van haciendo que nos olvidemos de los motivos para reír.

Cuando reímos lanzamos a nuestro cerebro una potente señal, haciendo que éste produzca endorfinas, las hormonas relacionadas con la sensación de bienestar. El acto de reír o sonreír funciona como un protector emocional que nos ayuda a relativizar las dificultades, a reducir el malestar y facilita las relaciones sociales.

Se acostumbra a relacionar el buen sentido del humor con personas con un alto nivel de inteligencia emocional, a personas con fortaleza interna, dinamismo y energía personal, capaces de superarse, creativas, empáticas y entusiastas. Los sabios conocen el poder de la risa y su incidencia positiva en la mejora de la calidad de vida y en el goce de la felicidad.

Preocupación y alegría son dos estados antagónicos. Si te ríes de verdad no puedes estar preocupado, por eso si aprendes a reír como cuando eras niño, contribuirás a cortar con la espiral de la preocupación. Procúrate tu propio “botiquín de la risa” y busca siempre motivos, situaciones y personas con quien practicar. La risa es salud y bienestar, nos dispone a mejorar nuestra actitud ante la vida y a compartir el amor, la amistad y la felicidad.

La risa: fuente de salud y bienestar