Las ramas del conocimiento

“Un árbol es una estructura de caminos que se bifurcan y en la que no hay ciclos. Representa bien la estructura del conocimiento. Comprender es buscar lo que hay en común entre cosas diferentes. Una rama, por ejemplo, comprende bien a otras dos que emergen de ella. La realidad es inteligible porque no existen bosques con más troncos que ramas…”
El otro día en la exposición “Laberintos” del MACBA me encontré con esta reflexión que me hizo pensar que si en un árbol los caminos no tienen ciclos es imposible repetir errores. Crecemos y superamos cada dificultad que encontramos trepando hacia lo alto donde surjen otras ramas que son dificultades distintas a las anteriores. Avanzamos por un camino hacia arriba y no en círculos que se convierte en un recorrido estimulante y satisfactorio.
En Dendros pensamos que cuando una persona repite constantemente el mismo error en la misma situación es porque necesita encontrar aquella pieza de conocimiento que le permita avanzar para recorrer nuevas ramas, nuevos retos. Vemos el camino como un laberinto que, gracias a probar y equivocarse, nos ayuda a encontrar el conocimiento y por lo tanto, la salida.

Laura Contino
Psicóloga