¿LO EMOCIONAL O LO RACIONAL?

Stacey-Aoyama-Inside-OutA principios del verano se estrenó una película de Pixar que me gustaría recomendar. El título en castellano es Del revés (Inside out) y, como todas las de la productora, es de animación. No por eso es recomendable sólo para niños, sino como la mayoría, sobre todo para los adultos.

Me pareció muy interesante que hicieran una película sobre el tema de las emociones, ya que no sólo es un tema que no siempre está tratado con realidad, sino que normalmente se trata con sorprendente poco respeto. Ha recibido muy buenas críticas porque además de divertida y ágil, está muy bien documentada científica y psicológicamente. Lo primero que trata es, como hemos comentado otras veces, que las emociones son importantes para vivir, para tomar decisiones, ya que nos evitan caer en peligros u opciones dañinas. La amígdala, centro emocional, tiene un mecanismo automático por el cual toma el mando cuando la situación se pone peligrosa. Y generalmente nos salva. Por eso, la mayoría de emociones primarias son negativas, desarrolladas como alertas.

Lo segundo es que nuestra mente no es sólo un depósito de conocimientos y recuerdos. Tiene un funcionamiento interno muy sencillamente explicado por el que todo puede potenciarse si se practica y estimula o puede caer en el pozo del olvido si no le prestamos atención, desde una vivencia hasta una característica de nuestra personalidad, y las emociones son reguladoras de este proceso. Ser quien queremos ser es un trabajo activo y responsable en el que las emociones nos ayudan.

Y por último y para mi esencial, todas las emociones son necesarias, nos ayudan de una forma u otra a vivir. Y precisamente porque hay más negativas, equilibrar la balanza en el lado positivo nos supone un esfuerzo consciente en el que tenemos responsabilidad. Las emociones son biológicas y automáticas en muchos casos, pero no inevitables. Reconocerlas y darles su espacio nos ayuda a gobernarlas en nuestro beneficio.

Os dejo un tráiler de anticipo y os recomiendo que saquéis vuestras conclusiones. Y sobre todo, disfrutad y dejaros sentir.