intenta coger el boli

coger boli

El otro día estaba en terapia y un hombre me comentó que intentaría cuidarse.

En ese momento, puse el boli delante suyo y le dije:

-“intenta coger el boli”.

Él lo cogía. Y yo le volvía a repetir.

-“no te he dicho que lo cojas. Sino que intentes coger el boli”.

En ese momento. A Todas las personas a las que se lo he dicho en ocasiones anterior (y esta vez no fue una excepción), Ponen cara de no entender. Y vuelven a coger el bolígrafo con la mano.

Pero, yo vuelvo a repetirles. “NO lo cojas. Intenta cogerlo, sin coger”

En esta ocasión, se quedó con el brazo alzado, a muy poca distancia del bolígrafo y quieto.

Le pregunté que le estaba pasando. Y su respuesta fue que le dolía el brazo y de no haber conseguido el objetivo de tener el bolígrafo en las manos.

Luego le dije “coge el bolígrafo” y automáticamente agarro el objeto con la mano.

 

 

 

 

Eso es lo que le pasa a nuestro cerebro cuando le decimos”lo intentaré”. Es un verbo que no es de acción. Nuestro cerebro no entiende que ha de hacer con él. Y no provoca cambios.

Recuerda; tu cerebro es literal, facilítale el camino de lo que quieres conseguir. Y si son frases en positivo más fácil se lo pones. Y si el mensaje es para otros también funciona.

No resuena igual decir “No debo engordar”, que decirte “quiero pesar 55 Kg”,

No suena igual decirle a otra persona “no juegues en la mesa mientras comes “ que decir “come rápido para que puedas jugar”

 

 

Esta persona con la que tuve la conversación me envió al día siguiente este pequeño fragmento de Star War donde un “Maestro” también enseña la misma lección