Los efectos beneficiosos de la risa.

La risa es una respuesta biológica producida por el organismo como respuesta a determinados estímulos, constituye una descarga emocional que supone una manifestación de alegría y bienestar.

La idea de que la risa se asocia a determinados beneficios de salud no es nueva, pero durante las últimas décadas han proliferado diversos tratamientos e intervenciones clínicas relacionados con el humor y la risa.

En los años 70, Norman Cousins, editor de revistas norteamericano, fue pionero a la hora de mostrar la correlación entre el humor y la salud, relatando cómo logró liberarse de una enfermedad de los tejidos conjuntivos que normalmente suele ser irreversible mediante un tratamiento que incluyó, entre otras terapias, películas cómicas de los hermanos Marx. Publicó un artículo en el New England Journal of Medicine, «Anatomía de una enfermedad» en el que explicaba que 10 min de risa franca viendo películas cómicas conferían un efecto analgésico considerable, pues le proporcionaban 2 horas de sueño sin dolor. El caso de Cousins fue célebre y supuso el inicio del moderno tratamiento o medicina de la risa.

Más recientemente diversos estudios neurológicos parecen indicar que cuando observamos una cara sonriente se activa un grupo de células nerviosas llamadas neuronas espejo, que nos impulsan a sonreír.

Estas neuronas espejo también se activan como respuesta a sonidos, preparando a los músculos faciales para entrar en acción. Sin embargo, la respuesta parece más intensa en el caso de las risas y voces triunfantes.

De estos estudios, por lo tanto, parece desprenderse una conclusión importante: tendríamos una tendencia innata para contagiarnos y contagiar las emociones positivas, concretamente la risa.

En la investigación sobre el valor terapéutico de la risa se han establecido varias conclusiones sobre los beneficios de esta, tanto a nivel tanto físico como psicológico:

Beneficios a nivel corporal:

  • Se aflojan los músculos de la cara.
  • Se activan los músculos del cuello y el abdomen.
  • El corazón se acelera y aumenta la circulación.
  • La capacidad pulmonar se multiplica hasta cuatro veces.
  • Aumenta el sistema inmunológico ya que se activa la producción de anticuerpos que lo fortalecen.
  • El organismo libera endorfinas, que provocan una sensación de felicidad.
  • Optimización de los mecanismos para combatir el estrés y elevar la tolerancia al dolor subjetivo.

Beneficios a nivel Psicológico:

  • Puede llevar a estados emocionales más positivos.
  • Cuando uno se ríe no piensa en ninguna otra cosa, por lo que puede constituir una barrera a los pensamientos negativos.
  • Aumenta la autoestima y ayuda a disminuir la timidez.
  • Reírse de uno mismo, nos ayuda a ver la vida con otra perspectiva.
  • Contribuye a una percepción subjetiva de mejor salud y calidad de vida.
  • Puede aumentar las competencias sociales del individuo, que en consecuencia se muestra más cercano y con más satisfacción en las relaciones sociales.
  • El mayor apoyo social resultante puede a su vez conferir efectos inhibidores del estrés.

Todos estos datos parecen indicar que tal y como afirmaba Norman Cousin: “Hay que reírse con ganas, con la boca, con los ojos, con el cuerpo y el alma”.