Los mitos en torno a la violencia de género.

Los mitos en torno a las causas del maltrato contribuyen a la perpetuación de la violencia de género en la pareja. Estos mitos prescriben valores, actitudes y opiniones y están presentes en el imaginario social de manera generalizada. Resulta importante conocerlos, pues influyen en la manera en que las personas, profesionales, la red social, los agresores y las propias mujeres víctimas de maltrato explican y/o justifican la violencia de género en la pareja.

Mito 1. Las mujeres maltratadas son masoquistas.

Es importante cuestionarse la tendencia a suponer que las mujeres presentan problemas mentales por el hecho de “aguantar” los abusos. Hay muchos motivos por los que las mujeres soportan durante años los malos tratos: el estado emocional que produce la violencia, la falta de apoyo social, la esperanza de que su pareja cambie, las dificultades económicas hacen que una mujer tarde en tomar la decisión de terminar con la situación de maltrato.

70b28776a73d8ca3ee8a7769c6e7b09a

 

Mito 2. Todos los hombres son violentos y cualquier hombre puede perder el control.

La violencia no es un comportamiento inevitable y no todos los hombres ejercen violencia, aunque podrían ejercerla (al igual que las mujeres). A menudo observamos que algunos hombres pueden contener y evitar su violencia si el contexto no lo permite o les pueden acarrear problemas, como en el ámbito laboral, pero en cambio no se contienen con la pareja. Debemos, además, distinguir un episodio de ira aislado y único de las violencias continuadas (visibles o invisibles) que sustentan el ciclo de la violencia de género dentro de las parejas.

79fb9f47bce513738b043d2f7108ce34

Mito 3. Es un asunto privado de pareja. No somos quién para meternos en la vida privada de la gente

Aunque este mito cada vez va perdiendo fuerza en nuestro entorno, la verdad es que años atrás era muy habitual escucharlo. El maltrato es un problema social y de salud pública de primera magnitud que ha ocasionado 55 muertes durante el año 2015.

4f83549f5a65fdfdb412314fd9991c27

Mito 4. Las mujeres son las responsables por provocar la violencia.

Nada que una mujer pueda decirle a un hombre le da a este derecho a pegarle. Las agresiones son una opción tomada voluntariamente, por lo que los hombres toman la decisión de utilizar la violencia con independencia de los comentarios y conductas de sus compañeras mujeres.

279434420568521984_1354058816

Mito 5. Los maltratadores son enfermos mentales, o tienen algún tipo de adicción.

Menos del 10% de los casos de violencia de género son ocasionados por trastornos psicopatológicos según los estudios realizados por la OMS.

El uso o abuso del alcohol o las drogas puede ser un desencadenante, pero no es la causa. Muchos agresores no sólo no presentan dependencia a alguna substancia, sino que no todo aquel que consume ejerce la violencia.

f006a7c0aa9f2727a7a855f443d47ff7

Mito 6. La violencia hacia las mujeres se produce en entornos de bajo nivel sociocultural.

La realidad es que los malos tratos se producen en todos los niveles socioeconómicos y culturales. Las mujeres pobres no sufren más violencia, pero sí tienen menos medios para salir de ella sin ayuda de la asistencia social o los recursos públicos.

Las mujeres que tienen redes sociales y familiares que las apoyan afectiva y económicamente, no suelen buscar ayuda en los recursos sociosanitarios públicos, ni suelen presentar denuncias, por lo que las características de las mujeres que son atendidas en los servicios sociales refuerzan la idea de que solamente en las familias desestructuradas, con problemas económicos, de marginación y con bajo nivel cultural es donde se producen malos tratos. Además, las mujeres de alto nivel socioeconómico se sienten muy presionadas socialmente para ocultar su problemática.

En conclusión, el mantenimiento de estos y otros mitos sobre la violencia de género que se enfocan en un grupo de personas enfermas, pobres y alcohólicas impiden contemplar la complejidad de estas relaciones de pareja abusivas.

Pese a su falsedad, estos mitos persisten como verdades en el discurso social y proponen respuestas simples y tranquilizantes a cuestiones sociales complejas.

25-noviembre