¿Más vale malo conocido que bueno por conocer?

afe0a61a2c3087e3e9d45f5847382d8c

La manera más fácil de superar una crisis es reconocer exactamente a que nos estamos enfrentando. Muchas veces no encontramos la solución porque estamos mirando en la dirección equivocada más o menos voluntariamente. Cuando algo nos duele es más fácil fingir que realmente eso no existe que mirarlo directamente. Es una estrategia mental arraigada en nuestra especie.

cambio

Los problemas se agravan cuando en vez de ir directamente al centro de la cuestión damos vueltas alrededor del tema entreteniéndonos en cosas periféricas o menos relevantes. Muchas veces ese círculo vicioso se ve agravado por un entorno que nos favorece el permanecer ‘distraído’. En ocasiones ese entorno también teme que si tú cambias algo para ellos también algo cambiará, y eso nos asusta de forma instintiva.

“No hay nada más propio de la naturaleza humana que el miedo al cambio. Lo llevamos en los genes.” Charles Darwin

El dicho ‘más vale malo conocido que bueno por conocer’ actúa de forma muy potente. Los patrones viejos, es decir, hacer lo que ya sabemos hacer, es la forma más rápida de actuar, pero no suele ser la más eficaz. A menudo nos dejamos llevar por el sistema de usar soluciones viejas a problemas nuevos. Difícilmente la misma solución se adaptará perfectamente a diferentes circunstancias. Temer el cambio para adaptarnos a esa variedad es el camino más rápido a la frustración y el fracaso. No siempre el cambio radical es necesario, pequeños cambios suponen a veces grandes diferencias. Piensa que esa ‘pereza’ que suele aparecer es la forma más frecuente de la cobardía (paralizarse ante el miedo a lo desconocido).

Ci5eInKWkAAHq2A