Menos exigencia…más acompañamiento..

Vengo haciendo unas introducciones a la alimentación consciente..pero hoy quiero hacer un paréntesis para hablar de anécdota fresca que me ha impactado y creo puede ayudar en todos los sentidos.
El proceso de consciencia corporal es un proceso que se basa en respirar diafragmaticamente, para entrar en contacto con el cerebro emocional(cerebro Enterico), y poder incluirlo en el proceso terapéutico como una herramienta más ..y después de lograr el contacto, practicamos siempre revisar el cuerpo en general para darle la orden de respirar e ir soltando la tensión…
Y ayer mientras compartía este momento del proceso y haberle dado mil vueltas a como las exigencias a veces nos asfixian…nos disponíamos a soltar la tensión a nivel de mandíbula, un ejercicio sencillo que consiste en respirar e ir vasculando la mandíbula , es decir abriendo y cerrando la boca lentamente, para que el movimiento y aire ayuden a la zona de la mandíbula ..y justo en ese momento la persona que lo hacía, para y me dice…”oye yo cuando relajó y distiendo la mandíbula abro la boca hacia afuera!!!!!!”. Se paró el tiempo…todo se volvió lento, yo respire más profundo de lo normal y como sabéis los que me conocen..tengo la risa fácil…contuve el aliento y nos vimos…lo que vino después fue una cartarsis de risa….si alguien puede abrir la boca hacia adentro..que nos avise!!!!jajajajaj…y me pareció súper valiosa la anécdota..Como a veces segados por la exigencia de hacer las cosas tannnn perfectas, nos perdemos..nos vamos…y perdemos hasta la noción correcta que teníamos desde el principio.
Así que cuando sintamos exigencia con respecto no sólo a la comida sino a otros temas de la vida..acompañamos más y machaquemos lo menos posible…a veces la lógica sencilla ya nos ha dado la respuesta…la boca sólo se puede abrir hacia afuera…se puede desencajar la mandíbula..pero es un gesto doloroso e innecesario…jajaja
Abrazos y gracias por la anécdota compartida.

Alejandra C. Rodríguez
Asesora personal & imagen.