-Mi padre se piensa que soy un niño-. Tratar la transexualidad con menores

 

A veces, algo difícil de explicar se convierte en fácil cuando lo trasformas en un cuento. y La transexualidad es una de ellas.

Ayer paseando por la Feria del libro radical que se realizaba en Sant Andreu, (si quieres leer más ) , encontré muchos libros muy interesantes. Recomendable el año que viene venir para poder disfrutar de esta experiencia.

Encontré libros feministas, que trabajaban la sexualidad, la igualdad, la política, reflexiones…. al final me decidí por dos cuentos infantiles.

Hoy quiero hablar de uno de ellos:
“El meu pare es pensa que soc un noi” (Mi padre se piensa que soy un niño) de Sophie Labelle, Editorial Bellaterra.

Me ha encantado desde que lo he cogido entre mis manos.

Es la visión y reflexiones de una niña, que habla de su padre que no entiende que ella es una niña. Es el mundo visto por la menor.Comenta que el médico fue el que se equivocó cuando les dijo a sus padres que creía que era un niño. Cuando empezó a hablar se lo dijo a sus progenitores, su madre rápidamente lo entendió pero su padre no. Y cree que cuando crezca se dará cuenta que “ella” es en verdad un chico.

Ella tiene claro que las personas mayores a veces se equivocan.

 

 

 

 

Un detalle que me ha gustado es que, aunque la prota se siente niña, le gustan los insectos, un perro Ninja, las pelis de miedo, los espaguetis y disfrazarse de bruja. La escritora no ha caído en los típicos estereotipos de lo que le gusta a una “niña”.

Creo que la descripción de esta historia es un reflejo de lo que muchas veces un o una menor se encuentran en su vida. Esa No aceptación por parte de sus progenitores de lo que en realidad se sienten que son.

Lastima que el “sexo” de una persona pueda hacer que no valores, respetes y acompañes a tu hijo/a por encima de esta pequeña variable.

 

 

Creo que seria muy interesante que en cualquier biblioteca infantil casera hubiera todo tipo de libros que rompieran con estereotipos de genero, que hablara de diversidad, de respeto…. sería una forma de conseguir que los y las menores crecieran con una mochila de recursos y respeto hacia sí mismo y hacia el resto de la población. Seria una forma de construir un mundo mejor porque estaría lleno de gente respetuosa.

 

Eva Aguilar

Psicóloga sanitaria, psicoterapeuta

Terapeuta sexual y de pareja