Mi pareja desea más sexo que yo

– … y así llevamos varios años. Es un tira y afloja constante en el que no voy a ceder más a sus pretensiones. Es un salido.
– ¿Pero también es “salido” con el resto de mujeres?
– No, que yo sepa. Dice que quien le pone soy yo.
– Bueno. ¿Y qué más satisfacciones le das?
– No entiendo.
– ¿Qué más cosas placenteras obtiene de ti?
– Yo trabajo mucho. Por lo general estoy cansada, reventada de trabajar y de llevar la casa y al niño. Cuando llega un poco de tiempo libre lo que tengo ganas es de no ponerme a pensar según qué cosas, quiero desconectar.
– Entiendo. ¿Tenéis hobbies comunes?
– Creo que no me prestas atención. Estoy cansada. Además, no tenemos gustos comunes. A él le gusta mucho hablar de temas de todo tipo, para mi eso son paparruchas que no llevan a ningún lado.
– ¿Y eso le molesta?
-Supongo que con los años se habrá acostumbrado, ¡qué remedio le queda!
– Ya. Imagino que no so gustan siquiera las mismas cosas que veis en la tv.
– No. A él le gusta todo lo que le haga pensar. Yo ya tengo bastante y prefiero programas, series o películas que me permitan desconectar. Ya pienso bastante durante el día.
– Claro, claro.
– ¿Qué quieres decir?
– No veo que él tenga ningún problema personal, más bien parece tener un problema relacional.
– ¿Perdona? ¿Relacional? ¿Me estás intentando implicar a mi en sus mierdas?
– Bueno, realmente creo que son tus mierdas, no las de él, principalmente.
– …
– Parece que tu pareja no está muy satisfecha en esta relación, y parece que está luchando por mantenerla a flote. Casi diría que es el único de los dos que lo hace. Pero no está siguiendo una estrategia acertada.
– Creo que te equivocas.
– Es posible. Si tu pareja estuviese aquí tal vez nos podría explicar cuándo comenzó a decepcionarse de vuestra relación. Cuándo comenzó a darse cuenta de que si quería seguir contigo tendría que renunciar a muchas cosas, a muchas ilusiones. Y nos podría explicar cuánto tiempo lleva aferrado al sexo como única satisfacción que obtiene de estar contigo. Y como no quiere separarse de ti, reclama al menos esas “migajas de cariño”.
– No me gusta eso que dices.
– Es que, básicamente quiero decir, que tu pareja sólo “no se aburre” o se siente satisfecho contigo cuando mantenéis relaciones sexuales.